19 septiembre 2020
  • Hola

La histórica romería de Cabrera en 2020: sin peregrinos por primera vez

Frente a los 15.000 fieles de otros años, apenas 40 personas, las máximas permitidas por el estado de alarma, estuvieron presentes en la única misa matinal

19 jun 2020 / 16:28 H.

La romería del Cristo de Cabrera, la más histórica de la provincia debido a su larga tradición, no contó con la habitual marcha nocturna ni con la presencia masiva de peregrinos tanto en el interior del templo como en el exterior de la ermita, donde incluso llegaban a concentrarse hasta 15.000 personas.

Apenas cuarenta personas, el aforo completo del templo del santuario, acudieron a la única misa que se celebró durante toda la jornada. Llegaron de los municipios más cercanos y vinculados con el Cristo: Las Veguillas, Vecinos y Matilla de los Caños y apenas permanecieron en la iglesia la hora que se prolongó la eucaristía.

Sin poder besar los pies del Cristo, tal y como advierten desde marzo los carteles instalados en el templo, los devotos sin embargo sí se acercaron a la imagen, que permanece presidiendo el retablo del templo para mediante una inclinación de cabeza, manifestar su respeto.

El capellán del santuario, Amado Mateos, fue el encargado de celebrar la eucaristía. En su homilía, Mateos apeló al hecho de aprender a caminar “en el dolor y el sufrimiento” y a que hoy en día está muy presente a través de “la soledad”, como dolor espiritual. El sacerdote también recordó “a tantos hermanos que han caído en el camino” en este tiempo de pandemia, “tantas familias rotas por estas circunstancias por no poder acompañarnos”.

Entre las pocas tradiciones que sí se pudieron mantener como otros años estuvo la música, que contó con los sones de la gaita y el tamboril de José Manuel Bustos, que desde hace más de treinta años acude a esta celebración, así como las voces de las hermanas Carmelitas Descalzas de la Madre Maravillas que entonaron un canto.

Antes de la bendición final, se escuchó el himno al Cristo de Cabrera acompañado por el tamborilero.

El capellán del santuario celebró la eucaristía con mascarilla y todos los fieles que acudieron al templo también la portaron. El punto de desinfección de la entrada al templo se colocó junto a la pila de agua bendita con gel hidroalcohólico.

Ante la limitación de espacio del templo, con tan sólo aforo para cuarenta personas, la Diócesis de Salamanca retransmitió en directo, por su página oficial de Facebook, la misa que contó con más de 564 interacciones y 2.319 visualizaciones.

La talla del Cristo de Cabrera sigue sin bajar del altar desde agosto del año pasado. Al no haberse celebrado la fiesta de los cofrades del mes de mayo, que es la primera ocasión del año en la que se coloca en su carro de hierro, ni ahora en su fiesta grande, la última oportunidad que habrá para que pueda bajarse será la fiesta del mes de agosto. La cofradía no ha tomado aún una decisión definitiva pero todo apunta a que hasta 2021 la imagen permanecerá colocada en el altar.

La solemnidad de la celebración del día grande de fiesta en el santuario del Cristo de Cabrera contó con el aplauso espontáneo de los asistentes a la misa al concluir la celebración. Desde el pasado día 9 se ha llevado a cabo en el templo una novena con misa a las 8:45 de la mañana que ha sido la única de cada día.

Miles de personas acudían cada año hasta el santuario del Cristo de Cabrera para participar en su fiesta grande. A lo largo de la jornada se celebraban hasta una decena de misas desde la madrugada y los peregrinos acudían a besar los pies del Cristo tras cada eucaristía. La imagen se colocaba en el exterior del templo, bajo una carpa, y las colas para pasar ante el Crucificado eran habituales. El ambiente en la zona del santuario incluía un mercadillo con cerca de un centenar de puestos de venta de artículos de todo tipo y establecimientos de hostelería. Buena parte del público que acudía hasta el templo permanecía durante todo el día en las praderas cercanas.