24 octubre 2020
  • Hola

La formidable colección de objetos de la Guerra de la Independencia de este mirobrigense

José Ramón Cid expone en Ciudad Rodrigo su inabarcable colección sobre este periodo bélico, además de otra de arte pastoril e instrumentos de música tradicional charra

Para José Ramón Cid reunir objetos de todo tipo que ilustren el pasado de la comarca mirobrigense es vital “para que no se pierda la historia”, según dice, y, gracias a ese afán de búsqueda, a día de hoy el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo hace visible esta afición con una prolija selección de sus fondos a modo de exposiciones en el Palacio de los Águila: La Guerra de la Independencia en Ciudad Rodrigo, y Tamboril por Gaita; La Figura del Tamborilero Salmantino.

A pesar de su extensa colección, José Ramón asegura que no se ve a sí mismo como un coleccionista. “No me considero un coleccionista, sino un recopilador de la cultura local”. Reconoce que la afición por la música tradicional ha ido cobrando relevancia. “Antes no se valoraba el arte popular, y he recogido piezas para que no se pierdan”.

José Ramón Cid Cebrián.
José Ramón Cid Cebrián.

Aunque lleva la friolera de 45 años reuniendo piezas, —tiene 59 años— aún recuerda sus inicios, cuando adquirió sus primeras gaitas con tan solo catorce años. “Siempre me han gustado la historia y las tradiciones.”

“No me veo como un coleccionista, sino como un recopilador de la cultura local”, señala José Ramón Cid Cebrián

José Ramón Cid se gana la vida como procurador de los tribunales, pero afirma que esta colección es su pasión, y de hecho, es profesor de la Escuela de Tamborileros de la localidad, lo que le permite dar diferentes conciertos, especialmente en verano.

Han pasado muchos años, y la forma de adquirir esos resquicios de historia y cultura popular ha dado un giro. “Antes no construían como ahora, así que buscaba principalmente gaitas antiguas”. Aunque internet ha facilitado mucho la labor, Cid Cebrián subraya que antes había más instrumentos de música tradicional que ahora. “En los pueblos y alrededores se conservaban muchas piezas”.

Su gusto por el folklore musical ha dejado huella en su familia, a quien ha contagiado este entusiasmo. Así, su hija también se ha decantado por dedicarse a la música, y estudia violoncello en el Conservatorio. Aunque se decanta por la clásica, también le gusta la música tradicional.

Curiosidades que enriquecen el alma salmantina

La exposición de la Guerra de la Independencia en Ciudad Rodrigo está compuesta por numerosos grabados de Goya, recreaciones a escala de momentos históricos localizados en Ciudad Rodrigo, mapas, armas como bayonetas, fusiles, pistolas y sables, correspondencia de soldados durante la guerra, portadas de periódicos de la época, bustos y hasta la máscara mortuoria de Napoleón en su destierro a la isla de Elba.

“No solo son piezas de la guerra, la temática abarca toda la época”, explica José Ramón Cid, mientras destaca curiosidades como una carta enviada por un soldado francés a una amiga, en la que relata: “Estoy actualmente en Salamanca, una de las ciudades más bellas de España, y de las mejor construidas. La plaza está rodeada de soportales y los paseos son agradables, y en ocasiones me harían olvidar Francia”.

También resulta especialmente conmovedor un grabado del perro Sancho, un cánido que se hizo famoso por guardar la tumba de su difunto dueño. “Los soldados llevaban a sus mascotas, y este perro se hizo muy querido por su fidelidad”, explica el coleccionista. “Lo recogieron, se lo llevaron a Inglaterra y se hizo famoso en Londres”.

También llama la atención la vitrina a la que denomina “lo que fabricamos para la guerra se recicla para la paz”. Así, una bayoneta pasaba a ser un instrumento para que los hortelanos estacaran a la caballería o al burro, las balas de cañón se convertían en plomadas para los albañiles, de una bala de un fusil se podía sacar nada más y nada menos que una flauta, y a partir de otros tipos de munición se conseguía una balanza romana.

Recreación a escala de una batalla.
Recreación a escala de una batalla.

Por otro lado, la exposición acerca de la figura del tamborilero salmantino encierra curiosidades como los grabados de Adán y Eva, muy recurrentes, llegando incluso a aparecer ataviados como un tamborilero en el caso de Adán, mientras que Eva aparece dibujada con unas castañuelas. Estas y otras escenas bucólicas impregnan el arte pastoril charro en una muestra que contiene 500 gaitas, 300 castañuelas y cincuenta tamboriles.

Desgarradores grabados de Goya

Goya se alza como protagonista en gran parte de la exposición sobre la Guerra de la Independencia en Ciudad Rodrigo, expuesta en el Palacio de los Águila, en la que las láminas de grabados del pintor plasman los horrores de la guerra con el estilo único que le caracteriza.

Perpetuar la cultura tradicional charra

José Ramón Cid insiste en que es importante agrupar los elementos característicos del arte pastoril, así como instrumentos típicos, ya que recuerda que cada vez hay menos. Además de los expuestos en el Palacio de los Águila, él mismo tiene una colección privada en su hogar. La pasión por ello le ha llevado a ser profesor de la Escuela de Tamborileros, y a dar conciertos en verano, entre los que destacan los que incorporan los órganos históricos que aún quedan en la provincia.

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png