14 diciembre 2019
  • Hola

La ciudad en Marte diseñada por un bejarano

El arquitecto Manuel Álvarez-Monteserín ha ganado un concurso de la Nasa para diseñar una urbe en el planeta rojo hecha con plásticos recogidos en los océanos

Béjar /
22 nov 2019 / 16:56 H.

Pertenece una familia bejarana unida a la industria textil, del mueble y a la enseñanza en la antiguas escuelas industriales. Manuel Álvarez-Monteserín es arquitecto y desarrolla su actividad profesional entre Madrid y Taiwán y quiere abrir ahora mercado en Latinoamérica.

Dos proyectos han marcado su trayectoria profesional. Por un lado, trabaja en Kaohsiung, segunda ciudad de Taiwán, donde supervisa la construcción de “La ciudad de la música Pop” que lleva su firma con una superficie de 88.000 metros cuadrados y una inversión de 100 millones de euros. “Ganamos el proyecto cuando éramos muy jóvenes y nos cambió la vida. Han sido ocho años dedicados a viajar a Taiwán para desarrollar el proyecto, que se inaugura en septiembre”, comenta.

Por otro lado, el segundo proyecto vino a través de su doble faceta de profesor. En el IED Innovation Lab, creó un equipo con ocho alumnos para “imaginar cómo podía ser una ciudad sostenible allí y la construimos con los plásticos que sacamos de los océanos de la Tierra”. La propuesta gustó a la NASA y “ganamos en verano de 2018 un premio en la uno de la liga de Universidad y otro el premio al mejor diseño” en un proyecto que, además, busca ayudar a la Tierra reutilizando los plásticos que la inundan.

Aunque trabaja en España pero con una red de socios en Taiwán, Italia y Latinoamérica, Alvarez - Monteserín no olvida sus raíces y el gran patrimonio industrial con que cuenta la ciudad de Béjar. En su opinión, “Béjar está un poco desconectada porque todas las actividades vienen del pasado” y, por ello, “falta sangre nueva para activar la ciudad ya que se va quedando antigua y necesita nuevas actividades con gente joven que se quede a vivir porque está envejeciendo. Además, comenta que “es una ciudad desconectada del tiempo porque mira mucho al pasado con gente que tiene muchos recuerdos y que no mira al futuro” y añade que “también está desconectada físicamente porque no es posible llegar en tren desde Madrid en una desconexión real con las infraestructuras”.

A pesar de esta situación, Manuel Alvarez - Monteserín encuentra interesante la herencia histórica del textil pero “hay que meter más cosas porque ese sector no sé si es ahora una opción” y apuesta por “aprovechar el patrimonio industrial para crear nuevos negocios ya que hay fábricas pero faltar meterles el alma”. Tiende su mano para ayudar en este sentido mientras sigue su trabajo en el barrio de La Latina en Madrid, donde está construyendo unas piscinas y concursa para desarrollar algún proyecto en Latinoamérica.

PALABRAS CLAVE