03 julio 2020
  • Hola

La alternativa que ya eligen algunos salmantinos para darse un chapuzón

El cierre de muchas piscinas y la apertura de chiringuitos anima la llegada de visitantes a las zonas fluviales pese a la recomendación de Sanidad de no bañarse

28 jun 2020 / 19:10 H.

EL cierre de numerosas piscinas en diferentes comarcas de la provincia puede suponer una razón más para que los ríos de la provincia, que este año, al menos de momento, llevan agua suficiente, se conviertan en el reclamo para sobrellevar los rigores estivales. Y todo ello pese a las reiteradas informaciones sobre los riesgos sanitarios que puede conllevar bañarse en una zona sin tratamientos sanitarios. Los ayuntamientos han sido los primeros en advertir a los bañistas que si se meten en el agua lo hacen bajo su responsabilidad. Es el caso de Puente del Congosto, pero no el único. Allí, un cartel lo explica bien claro y, pese a ello, ayer hubo de nuevo decenas de personas en sus aguas.

Pocos recordarán un mes de junio con tanta la gente en las zonas de baño en estos últimos años, ya que la mayor concentración de usuarios suele darse a finales de julio y durante la primera quincena de agosto. Sin embargo, este año, la situación es distinta y son muchos los que ya se han bañado en el Tormes, allí, y en otros puntos de la ribera, ya sea aguas arriba o aguas abajo.

Pero no sólo en el Tormes, dado que otros puntos como el piélago en la zona del Alagón, en Valero, u otros cauces de diferentes comarcas, contaban con bañistas que disfrutaron del fin de semana al fresco de las aguas fluviales. La bajada del caudal podría ser contraproducente según las recomendaciones de la Consejería de Sanidad, que señala cómo “las zonas de baño con pozas, remansos y cauces de agua dulce con escaso caudal que pueden ser frecuentadas por bañistas, se deberá prestar especial atención, pues estos medios acuáticos no son aconsejables para uso recreativo”.

Riesgos asociados al contacto personal

La principal conclusión del informe realizado por la Consejería de Sanidad establece que los riesgos asociados al Covid-19 están relacionados con la interacción de las personas que acuden a las zonas de baño. Por eso, alerta de la necesidad de mantener la separación de 1,5 metros.

Desinfecciones en ríos, ¿sí o no?

La norma de la Junta considera necesaria la limpieza y desinfección diaria de superficies y zonas comunes para evitar la propagación del virus. Por el contrario, desaconseja hacer desinfecciones en la arena de playas y de márgenes y orillas de aguas continentales. Eso sí, si se llevan a cabo, deberán realizarse con productos que no dañen el entorno natural.

PALABRAS CLAVE