11 julio 2020
  • Hola

La primera localidad salmantina que decide no abrir sus piscinas este verano

El alcalde afirma que se trata de una decisión “por prudencia responsabilidad social”

30 may 2020 / 09:36 H.

La localidad de Guijuelo ha sido la primera en la provincia de Salamanca en confirmar que no abrirá las piscinas municipales este verano como medida de prevención por la pandemia del coronavirus.

El alcalde de la localidad, Roberto Martín, informó de la decisión que el equipo de Gobierno tomó por varios motivos. El primero es por “prudencia y responsabilidad social”, ya que “debemos evitar las aglomeraciones de personas” y, a mayores, el Ayuntamiento se marca como objetivo “velar por la seguridad de los guijuelenses, por el trabajo y por nuestra industria cárnica”. El segundo motivo que esgrime el Consistorio se centra en que “las medidas fijadas para la puesta en marcha de un servicio como este son inasumibles”. En concreto, se refiere el alcalde a que la normativa vigente exige definir un aforo máximo del 30 por ciento, lo que supondría que utilizarían las piscinas apenas 200 personas, que se exigiría también la cita previa y, a mayores, el Ayuntamiento se vería obligado a asumir medidas con respecto a los accesos, la utilización de los vestuarios, y cómo no, la desinfección de las instalaciones, entre otras cuestiones.

Así las cosas, el equipo de Gobierno adoptó una “decisión muy difícil de tomar” pero, también, “muy consensuada y muy meditada” por el equipo de Gobierno y por los técnicos municipales. Finalmente, el alcalde Roberto Martín apeló a la “responsabilidad y a la prudencia de todos”.

Ante esa decisión, Guijuelo perderá este verano uno de los servicios con más afluencia de vecinos, ya que la piscina municipal acoge, a diario, en torno al millar de personas para paliar los rigores del verano.

Sin embargo, el cierre de las instalaciones de baño abre la posibilidad a que el Ayuntamiento pueda acometer la mejora prevista para modernizar las instalaciones. Cuenta con una partida presupuestaria inicial de 100.000 euros para remodelar las pistas de tenis adyacentes, al bar o a la zona de vestuarios para adaptación a las últimas normativas.

PALABRAS CLAVE