Borrar

TEL

Cristóbal

Domingo, 17 de septiembre 2023, 22:47

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cristóbal celebró a lo grande la fiesta del Ofertorio del Cristo de septiembre, la fecha tradicional en la que se congregan vecinos e hijos del pueblo llegados de diferentes lugares, con una programación en la que ha destacado sobremanera la vuelta de las vaquillas tres décadas después. La jornada comenzó con los actos religiosos en la iglesia de San Martín de Tours con la eucaristía oficiada por don Jesús Luengo. Una misa cantada por el coro y amenizada por el tamboril de José Antonio El Emigrante. Tampoco faltó la tradicional poesía dedicada al Cristo y al pueblo por parte de Antonio Pérez, aunque, hubo una más: el alcalde, Antonio Luengo, salió al altar para leer una poesía anónima en homenaje del poeta y de su mujer Sira. La bendición y el reparto de las pastas cerraba la ceremonia para dar paso al ofertorio, que consiguió recaudar 1.265 euros para mejoras. El Cristo partía entonces hasta su ermita, aunque hubo antes una parada para realizar otra oración. Ya en el recinto de la ermita, los fieles le dedicaron unos bailes y se despidieron de él.

La celebración continuaba en el pabellón cubierto con la comida popular, que daba paso después al momento más esperado de la jornada, la suelta de las vaquillas gracias al impulso de la peña taurina "Los loberos", que ha conseguido 120 socios en su primer año de vida. El alcalde ha querido destacar la amplia colaboración de las peñas y de asociaciones como la taurina y de mujeres. De hecho, esta última se hará cargo de la Mayordomía de la próxima fiesta de San Martín de Tours, en noviembre.

Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal
Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Los fieles se vuelcan con el Ofertorio de Cristóbal