04 julio 2020
  • Hola

Escaso movimiento en la provincia para ir a segundas residencias en el inicio ‘total’ de la fase 1

Vecinos ausentes se desplazan puntualmente por la provincia para visitar a familiares | Se prevén más viajes de cara al fin de semana por iniciarse la desescalada en un día laborable

27 may 2020 / 07:36 H.

La provincia de Salamanca apenas ha registrado desplazamientos a segundas residencias motivados por la entrada en vigor de la fase 1 de la desescalada en la pandemia del coronavirus. El hecho de ser lunes y de que muchas personas trabajan hace prever que no será hasta el fin de semana cuando se generalice la llegada de más personas a los pueblos procedentes, sobre todo, de Salamanca capital o grandes localidades de la provincia.

Pese a ello, sí se han producido algunos desplazamientos puntuales para visitar a familiares en un encuentro fugaz y así reducir los riesgos o para “dar una vuelta a la casa”. Pocos han sido, según avanzan algunos ayuntamientos, los vecinos ausentes que han optado por viajar hasta sus localidades de origen o de segunda residencia con el objetivo de conocer el estado de su vivienda después de más de setenta días sin poder acercarse y, también, para reencontrarse con familiares aprovechando la flexibilidad del confinamiento.

Es el caso de municipios como San Esteban de la Sierra, El Tornadizo o Lagunilla, entre otros, donde han acudido vecinos ausentes procedentes, algunos de ellos, de la capital salmantina aunque esperan más movimiento de cara al fin de semana, ya que la entrada en vigor de la fase 1 ha coincidido con una jornada laborable. También esperan más visitas de cara a las próximas semanas cuando entre en vigor la autorización para viajar entre provincias y comunidades como Madrid. Es el caso de La Hoya, donde, como señala una vecina, “prácticamente todos vienen de Madrid”, por lo que habrá que esperar, al menos, hasta dentro de un mes aproximadamente.

Los ayuntamientos han tomado medidas de protección y prevención, como el de Peromingo, que ha dictado un bando pidiendo responsabilidad y cuarentena a aquellos hijos del pueblo que regresen, aunque, de momento, no han llegado.