30 mayo 2020
  • Hola

La residencia ‘Caracillo’ de Ciudad Rodrigo solicitó la intervención “por la carga de trabajo ante el coronavirus”

El centro pidió “días antes” a la Junta que tomara medidas | La gerencia agradece “la labor del equipo” de 21 empleados, entre los que hay siete de baja

04 abr 2020 / 21:25 H.

La gerencia de la residencia de personas mayores “Caracillo” de Ciudad Rodrigo, que el miércoles 1 de abril fue intervenida por la Junta de Castilla y León, ha comunicado que esta medida se había solicitado a la Administración regional “días antes”, afirmando que se debe “a la carga de trabajo por la COVID19”.

La residencia privada “Caracillo” se ha visto afectada por la propagación de la enfermedad de la COVID-19, que hasta el momento ha provocado la baja laboral de siete de los 21 trabajadores en plantilla, “cinco con positivo en coronavirus y dos con síntomas compatibles”.

Esta circunstancia, que fue comunicada por los propietarios de la residencia, llevó a las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Sanidad a intervenir el centro asistencial, trasladando el pasado miércoles a Salamanca a 30 de los 74 residentes que “no presentaban síntomas”, aseguró la Junta, al igual que nombró como director a un empleado público.

Ante esta situación, el dueño de la residencia de personas mayores ha señalado que “igual que critiqué a la Junta por la falta de envío de material, tengo que dar las gracias por hacer caso a la ayuda que llevaba solicitando días, para poder gestionar el incremento de trabajo debido a la COVD-19 y el problema que supondría poder atender a los residentes, debido a bajas de personal, que se están dejando la piel”.

Este mismo extremo fue confirmado por el alcalde de Ciudad Rodrigo, Marcos Iglesias, quien aseguró que “para ser justos, la realidad es que esta solución es la pedida por la propia residencia y eso los honra”, asegurando que “cuando hay un problema, hay que dar soluciones y creo que la residencia siempre ha tenido clara la solución. Esto es un problema que tiene soluciones: actuar con eficacia y a veces con dolor. En este caso, dividir es vencer, para tras vencer, volver a estar unidos”, y trasladó su apoyo al centro asistencial.

Finalmente, el responsable de “Caracillo” envío un mensaje de apoyo a sus trabajadores: “Vosotros y vuestros familiares sabéis lo que estáis luchando, dejando la piel para seguir atendiendo a los ‘abuelos’ y seguir teniendo hasta el mínimo detalle, toca seguir luchando”.