24 febrero 2021
  • Hola

El pueblo salmantino que colorea sus calles en homenaje a sus vecinos... de hoy y de ayer

El pincel de Florencio Maíllo rinde homenaje a los vecinos de su pueblo, Mogarraz, llenando sus típicas fachadas con más de medio millar de cuadros que forman la siempre inacabada serie ‘Retrata2’

A principios de la década pasada el artista Florencio Maíllo decidió rendir su particular homenaje a sus paisanos de Mogarraz, impulsando la exposición pictórica “Retrata2-388”, que vio la luz en el mes de mayo de 2012 colgando en las calles de su pueblo 388 retratos de gran tamaño y convirtiendo desde entonces a Mogarraz en un “pueblo con arte”.

Desde entonces, la que nació como una muestra temporal se ha convertido en uno de los principales atractivos ya no solo de la villa de Mogarraz sino de toda la Sierra de Francia, con una magnífica exposición artística que se integra perfectamente en las típicas fachadas serranas del conjunto histórico mogarreño.

Desde la misma entrada al pueblo hasta en la más pequeña de las callejuelas de Mogarraz, en prácticamente todas las fachadas hay al menos uno retrato de los que habitan o habitaron esas mismas casas, convirtiendo el pueblo en una gran sala de exposiciones.

Una colección abierta a todos los visitantes y que sigue creciendo superando ya los más de 600 retratos, aunque el pintor reconoce que “son ya más de 800 los realizados tanto para las calles de Mogarraz como para particulares”, como los mostrados en La Alberca, del artista Tomás Hoyos y de Unamuno.

Retrata2-388 es un proyecto de creación plástica, pinturas encáusticas sobre chapa metálica, realizado tomando como referencia iconográfica explícita el archivo fotográfico de Alejandro Martín Criado, que en 1967 captó con su cámara las imágenes de los habitantes de Mogarraz.

Además, y fijando la vista con calma en cada uno de los retratos se puede observar “la inscripción del nombre y apellidos del retratado que confiere a cada una de las obras tipológicas una individualización conscientemente personalizada, llegándose en algunos casos a la incorporación de texto autobiográfico, improvisado sobre la propia pintura, que incide en el concepto de memoria vivida del autor”, afirma Florencio Maíllo.

Mientras que para los habitantes de Mogarraz, los retratos les evocan recuerdos de familiares y amigos, algunos ya fallecidos, para el visitante se presentan como una impactante colección de retratos que invitan a dejar volar la imaginación pensando en las vidas de los protagonistas, en su carácter o sus preocupaciones, remarcadas por el pincel del artista que enfatiza los rasgos de cada uno de los habitantes de Mogarraz retratados en su día por la cámara de Alejandro Martín,

Respecto al futuro, Florencio Maíllo asegura que “es muy complicado decir si esta colección se acabara algún día, porque siempre hay alguien que se te acerca y te pide que quiere que retrates a algún familiar, es algo así como las ‘maiorum imagines’ de los romanos, que conservaban en el atrio de las casas las imágenes de sus antepasados, para que no se perdiera su memoria y como homenaje”.

La singularidad de “Retrata2” hace que para su visita no se necesario ni ajustarse a un horario ni abonar una entrada, pudiendo libremente el visitante organizar su visita y recorrer solo o en compañías las calles dejándose llevar por las miradas de más de 800 mogarreños de ayer y de hoy.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png