15 diciembre 2019
  • Hola

El pueblo salmantino donde los ‘funcionarios’ se hacen cargo del bar

En Guijuelo, los empleados públicos permiten que Palacios de Salvatierra disfrute de este servicio

13 nov 2019 / 08:35 H.

No sólo los pueblos pequeños se encuentran ocasiones con problemas para encontrar gente que se haga cargo de un negocio concreto y Guijuelo es un ejemplo de ello ya que el Ayuntamiento se ha tenido que hacer frente de ciertos negocios que amenazaban con cerrarse y dejar a los vecinos sin servicios.

Es el caso, por ejemplo, de la pedanía de Palacios de Salvatierra, donde los vecinos y visitantes pueden disfrutar del bar en las instalaciones municipales gracias a los empleados públicos que dependen de la empresa pública municipal creada por el Ayuntamiento de Guijuelo. En invierno, se abre sólo los viernes por la tarde-noche, los sábados todo el día y los domingos en horario de mañana y tarde, pero durante los meses de verano el establecimiento abre todos los días con uno de descanso. Son trabajadores públicos, contratados por la empresa municipal, los que se hacen cargo del centro social de esta pedanía, que cuenta con 31 habitantes censados y que, de lo contrario, se quedaría sin un punto de encuentro donde disfrutar de la compañía de vecinos y visitantes.

La empresa pública se ha hecho también cargo de otros establecimientos que corrían peligro o que no encontraban gestor. Es el caso del bar de la estación de autobuses o del que se encuentra en la sede de la asociación de mayores La Asunción, un colectivo amplio que, de no ser por el apoyo del Consistorio, hubiera tenido dificultades para encontrar alguien que se hiciera cargo. De hecho, hasta el bar de las propias piscinas municipales ha sido gestionado este verano por GMS, la siglas de la empresa pública, después de que el tradicional concurso para adjudicar el servicio quedara desierto y no hubiera capacidad para iniciar otro proceso de negociación. Por eso, de forma urgente, empleados públicos trabajaron durante el verano para que los centenares de usuarios que llenan a diario la piscina de Guijuelo tuvieran un lugar donde comer, tomar un aperitivo o comprarse un helado sin necesidad de salir de las instalaciones.

El modelo del Ayuntamiento de Guijuelo es novedoso, ya que la puesta en marcha de la empresa pública le ha permitido gestionar otro tipo de servicios que antes se encontraba externalizados, como la recogida de basuras o la escuela infantil.

Otros ayuntamientos optan por adjudicar los servicios a terceros y, en el caso de bares y establecimientos hosteleros, también. Un caso singular es el de la ciudad de Béjar, dónde hay muchos bares privados, pero donde el Ayuntamiento tiene adjudicados numerosos establecimientos que ayudan, junto a la iniciativa privada, a dinamizar la actividad. Así, el Consistorio tiene adjudicados servicios de este tipo en el parque municipal, en el Regajo o en El Castañar. En tiempos de Alejo Riñones como alcalde se gestó también la construcción de un restaurante en la zona de las piscinas municipales y se puso en marcha hasta hoy, que sigue en funcionamiento con una adjudicación privada que permite dinamizar la actividad en La Cerrallana, donde, además de las piscinas municipales, se ubican las pistas de pádel y tenis y el campo de golf de la ciudad.

PALABRAS CLAVE