Borrar
Algunas de las autoras de este Belén, residentes en Cabeza del Caballo. CASAMAR
El original belén con ganchillo de las mujeres de Cabeza del Caballo

El original belén con ganchillo de las mujeres de Cabeza del Caballo

Una decena de mujeres de Cabeza del Caballo hacen realidad un particular belén en el que ellas mismas han tricotado hasta un centenar de piezas entre edificios y figuras

Sábado, 17 de diciembre 2022, 19:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El ganchillo no tiene límites. Eso es lo que una decena de mujeres de la pequeña localidad de Cabeza del Caballo han demostrado con su destreza y creatividad en casi un centenar de piezas que han confeccionado a lo largo de seis meses de dedicación. Más de 500 horas han invertido entre todas, a un ritmo de figura al día aproximadamente, para crear un belén ambientado en el pueblo, con unas dimensiones de cinco por dos metros.

El belén ha llamado tanto la atención que hasta la Diputación provincial ha compartido algunas de las fotos que las mujeres han distribuido con orgullo. El Ayuntamiento ha cedido un local para albergar este belén, en el que se pueden ver gallinas, camellos, los Reyes Magos, la Virgen, San José, un soberbio Herodes, pastores o lavanderas.

La idea empezó con una maqueta del pueblo, y sin grandes ambiciones y la intención es que la Navidad tradicional se fusione con la estética moderna, dando lugar a muñecos de nieve y otros elementos más propios de la magia navideña.

“La idea surgió antes de la pandemia; veíamos tantas cosas hechas de ganchillo, en los árboles, por ejemplo...”, explica Sonia Sánchez, una de las impulsoras de la iniciativa, a pesar de que, como ella dice, no sabe hacer ganchillo —aún—: “Me apetece aprender; de momento soy la responsable del montaje, la puesta en escena”. “Son unas cracks, lo han hecho muy rápido”.

Una de esas cracks es Cata Sánchez, y casi todas ellas son familia. Su motivación para lucirse con el ganchillo empezó con un fin muy noble: “Empecé a tejer figuras de Star Wars para mi nieto de dos años; hice todos los personajes”.

Todas ellas han trabajado desde sus hogares, a su propio ritmo, aportando aquello que mejor se les daba, ya fueran figuras humanas del tamaño de la palma de la mano o edificios. La idea es que la composición evolucione y crezca con el tiempo, tal y como ha hecho desde que surgió la maqueta inicial.

Bares, viviendas, la cruz que hay en la entrada del pueblo, relieves que forman la icónica cabeza de caballo, son tan solo el comienzo de un Belén pionero que ya ha conquistado a todos los vecinos de la humilde localidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios