09 agosto 2020
  • Hola

El novedoso plan ambiental de Alba de Tormes para mejorar sus espacios verdes

El Ayuntamiento va a diseñar un itinerario para conocer los árboles singulares que hay repartidos en la villa

05 jun 2020 / 09:50 H.

La villa ducal es mucho más que un Conjunto Histórico lleno de monumentos en los que la Historia sale al encuentro del visitante. También atesora una riqueza impresionante en su patrimonio verde, en forma de cerca de cuarenta zonas pertenecientes a los espacios públicos en las que el medio ambiente es el protagonista. Desde parques y jardines diseñados por la mano del hombre, hasta espacios naturales en las que la intervención del ser humano procura mejorarlos en lo posible y en los que el hilo conductor son las riberas del Tormes.

El Consistorio de Alba de Tormes ha elaborado un novedoso y completo Plan Ambiental de Conservación y fomento del arbolado urbano y natural de los espacios verdes en el término municipal que se pone en marcha en esta legislatura con el objetivo de prolongar su vigencia en el tiempo. Esta herramienta permite conocer un inventario en el que se reflejan, por ejemplo, la ubicación de los pulmones verdes de la localidad e incluso en sus pedanías y urbanizaciones, la cantidad de árboles y tipo que hay en cada uno de ellos, el estado de la vegetación, sus carencias, sugerencias de replantaciones, como abordar la erradicación de las plagas detectadas, etc.

Entre los objetivos que busca este plan están: mitigar las islas de calor urbanas, frenar el cambio climático y mejorar las condiciones y procesos de adaptación al mismo, promover el uso público compatible de los espacios verdes, aumentar las oportunidades de ocio y recreo, incrementar la accesibilidad y las conexiones campo-ciudad, conservar la herencia cultural y los paisajes tradicionales, etc.

La extensa revisión que se lleva a cabo del medio ambiente refleja detalles como los 68 lugares públicos en los que hay islas de arbolado, los ejemplares más destacados que se deben proteger, el estado del árbolado, e incluso propone iniciativas con proyectos específicos para poner en valor estos espacios.

Destacan las propuestas que incluyen diseñar un itinerario para conocer los árboles singulares que hay repartidos por la villa y también realizar una catalogación de los mismos, o incluso la elaboración de una ordenanza en la que se regulen aspectos que van desde los tipos de podas que se podrán realizar, hasta un calendario para las mismas. Asimismo, se propone que la participación vecinal juegue un papel importante a la hora de diseñar el futuro de estos espacios verdes para compatibilizar los usos sociales y la conservación.