27 mayo 2020
  • Hola

El ingenio de este pueblo salmantino para salvar la celebración de sus 'velaciones'

En Aldeanueva de Figueroa han utilizado un megafono para velar a San Isidro y mantener la costumbre

18 may 2020 / 20:12 H.

El confinamiento de los vecinos de Aldeanueva de Figueroa no ha supuesto un obstáculo para que sigan manteniendo viva la celebración de las tradicionales ‘velaciones’ en honor a San Isidro Labrador.

En toda la comarca de La Armuña este tipo de festividades religiosas se celebran de manera ancestral con el objetivo de alcanzar una favorable meteorología para las cosechas estivales. Las ‘velaciones’ suelen comenzar el viernes previo al Jueves de la Ascensión y se organizan en cada pueblo según la vecindad de los barrios para que todos tengan su protagonismo en un día concreto.

Este año en Aldeanueva de Figueroa la colaboración del Consistorio ha permitido sacar adelante esta cita anual para los vecinos de cada barrio del municipio. Los de la zona del Oro, de la Plata, de la Iglesia... han podido participar en unas celebraciones que son centenarias en el municipio y en las que a los integrantes de cada uno de los barrios le corresponde un día de esa semana de honras al santo. La tradición indica en Aldeanueva de Figueroa que cada barrio debe acudir a misa y sacar en procesión a la Virgen para dar una vuelta a la iglesia el día que le toque según el orden marcado y por la tarde se reza el rosario.

Al no poder salir de casa, este año parecía un reto imposible la celebración, pero desde el Consistorio han tomado la iniciativa y tras grabar un rosario de YouTube lo han puesto por la megafonía municipal cada día a la una para que todo el mundo pudiera seguirlo.

“Unos vecinos han salido a la puerta de casa a rezar el rosario, otros han abierto las ventanas y lo escuchaban desde dentro, pero así todos hemos podido celebrar las velaciones de San Isidro”, asevera la alcaldesa, Candelas González.

El día 15 fue el turno, como cada año, de que el Ayuntamiento velase a San Isidro, aunque esta vez sustituyendo el rezo del rosario por esta singular eucaristía a través de la megafonía para que todos los vecinos pudieran escucharla desde sus casas y no romper el confinamiento.