14 agosto 2020
  • Hola

Importante hallazgo de oro en esta sierra de Salamanca

Las explotaciones mineras romanas centran las investigaciones del departamento de Geología y arqueológicas | El estudio está vinculado al hallazgo en 2019 de antiguos lavaderos auríferos

17 jun 2020 / 16:59 H.

La Universidad de Salamanca ha confirmado el hallazgo de “partículas de oro en polvo” en la Sierra de Camaces, en Ciudad Rodrigo, dentro de un programa de estudio impulsado por el departamento de Geología y Difracción de Rayos.

Junto con el arqueólogo mirobrigense José Luis Francisco, los investigadores de la Usal han realizado un estudio y análisis detallado de una de las explotaciones mineras de origen romano existentes en la Sierra de Camaces, “con resultados positivos”, señalan los participantes.

El estudio, que pretende arrojar luz sobre los yacimientos auríferos de esta zona próxima al núcleo urbano de Ciudad Rodrigo, cuenta con la implicación de los profesores de la Universidad de Salamanca, Gómez Barreiro, Barrios Sánchez, Santos Alves y Compaña Prieto, “quienes a lo largo de los próximos meses procederán al estudio íntegro de otras evidencias mineras existentes en la Sierra de Camaces”, afirma José Luis Francisco.

Las investigaciones se han centrado sobre una de las labores mineras existentes en Terralba, en la que se puede apreciar una profunda trinchera a lo largo de una de las numerosas fallas existentes en la zona.

El hallazgo de oro en la Sierra de Camaces se encuentra vinculado al reciente descubrimiento a finales del pasado año, en el piedemonte de la sierra, en el paraje de Terralba, de un lavadero o centro de purificación aurífero de época romana, “confirmando de esta manera la importancia de estos restos arqueológicos a nivel nacional y sobre todo la presencia de oro en las inmediaciones del yacimiento”, asegura el arqueólogo.

José Luis Francisco presentó en diciembre el hallazgo de un lavadero de oro romano, compuesto por cuatro piezas completas de granito y dos seccionadas, “hasta ahora el más grande localizado en la Península Ibérica”, afirma el arqueólogo.