09 agosto 2020
  • Hola

El emocionantísimo reencuentro en este pueblo salmantino entre dos padres y sus hijas tras 4 meses separados por la COVID

Jorge y Beatriz se han reencontrado en Nava de Sotrobal con sus hijas Beatriz y Martina: “En marzo dejamos a una niña y nos hemos encontrado toda una señorita, y con Martina dejamos un bebé y ya es una niña”

22 jun 2020 / 08:50 H.

Cuatro meses de larga espera han llegado a su ansiado fin con el reencuentro de Jorge y Beatriz con sus hijas, Beatriz y Martina, que han permanecido este tiempo al cuidado de sus abuelos en Nava de Sotrobal. El fin del Estado de Alarma y la recuperación de la movilidad entre provincias permitió a la pareja viajar desde Madrid para sentir el tan esperado abrazo de sus pequeñas.

“Salimos de Madrid justo de madrugada para llegar al pueblo a primera hora y no despertar a las niñas en plena madrugada. La mayor, Beatriz, ha sido la primera en vernos y nos hemos abrazado llorando y cuando se ha levantado la pequeña, Martina, nos miraba desde el pasillo extrañada y ha venido a tocarme como si no se creyera que estábamos allí. Durante más de una hora no ha dicho ni una palabra, sólo abrazarnos y agarrar la cara de su padre, tenemos ya un “koala” pegado a nosotros”, explica Beatriz González.

“En marzo dejamos a una niña y nos hemos encontrado toda una señorita en el caso de Beatriz y con Martina dejamos un bebé y ya es una niña que come de todo y habla sin parar. Están las dos enormes y ahora estamos aún más convencidos de que tomamos la mejor decisión cuando las trajimos al pueblo”, añade Beatriz.

Ya en la nueva normalidad, Beatriz y Martina seguirán este verano con los abuelos en el pueblo aunque sus padres vendrán todos los fines de semana para estar en familia juntos. “En julio estarán en el pueblo sus tíos y en agosto hemos cogido los dos vacaciones cada uno en un turno de 15 días para que ya estemos uno de los dos con ellas hasta que empiece el colegio y la guardería”, afirma Beatriz trabaja en el área administrativa del hospital madrileño de la Paz y reconoce que “está todo mucho más calmado, en el hospital también, pero ahora lo más importante y esencial es que todo el esfuerzo que hemos hecho no lo deshagamos y seamos responsables cada uno con las medidas de distanciamiento social y de protección con las mascarillas”.