06 diciembre 2022
  • Hola

El Bosque, un pozo sin fondo en Béjar

Ha recibido cerca de 5 millones de euros para su rehabilitación pero ni la Junta ni el Consistorio, como propietarios, logran darle un uso para que genere sus propios ingresos

Béjar /
23 nov 2022 / 18:02 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Es, junto con la plaza de toros de Béjar, uno de los monumentos más visitados en la ciudad, pero se ha convertido en un pozo sin fondo para las administraciones públicas. Se trata del jardín renacentista de El Bosque, construido como villa suburbana en 1567 por el duque de Béjar como finca de recreo para sus estancias en la ciudad. Es el único ejemplo de villa renacentista que conserva su esencia tal y como fue concebida en el siglo XVI y y se trata de un conjunto histórico protegido como Bien de Interés Cultural e incluye elementos como un sistema hidráulico, el estanque, las fuentes, el Palacete y las edificaciones auxiliares junto con la huerta y el Jardín formal romántico.

Desde que pasara a manos públicas en 1999, ese monumento ha recibido infinidad de fondos públicos que ronda la cifra de cinco millones de euros aunque el problema se centra en que sus propietarios, el Ayuntamiento y la Junta son incapaces de darle un uso que permita su sostenibilidad, que genere empleo e ingresos y que evite que el jardín dependa de las administraciones públicas.

Desde finales del siglo pasado, el Consistorio y la Junta comparten la propiedad de la villa, correspondiendo un 66% de su propiedad al Ayuntamiento y un 33% al Gobierno regional, después de que el Gobierno central cediera su parte a la ciudad de Béjar. Ambas administraciones se ocupan de su mantenimiento, conservación y aprovechamiento turístico pero sin llegar a la meta de que genere sus propios ingresos para reinvertirlos en su conservación.

Hasta 2019, El Bosque ha sido escenario de mejoras como la rehabilitación de las caballerizas, la eliminación de la uralita en el tejado del palacete, las sucesivas restauraciones en el dique del estanque que sigue perdiendo agua y el templete del mismo y la rehabilitación de la casa del bosquero.

Fue en ese año cuando el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León recibieron el visto bueno para gestionar, junto con la Fundación Mata do Bussaco, conjunto patrimonial existente en el municipio portugués de Mealhada, un proyecto internacional a través de los fondos FEDER. Ambas administraciones, Consistorio y Gobierno regional, se benefician de un importe total de 1.484.060 euros de los que 389.840 se destinaron a la ciudad y 1.094.220 € para la administración regional. Por su parte, la Mata do Bussaco gestiona desde entonces 266.666 euros para la rehabilitación de sus jardines.

Actuaciones recogidas en el proyecto

Desde su aprobación, Ayuntamiento y Junta trabajan de forma conjunta para ejecutar las actuaciones recogidas en el proyecto Jarcultur. En el caso de la villa renacentista de Béjar se centran en la rehabilitación del jardín romántico formal y en la planta baja del palacete, la intervención en las huertas y en las terrazas ajardinadas, el parque central y el paseo de la alameda junto con la dotación de medios infográficos y audiovisuales con carácter inclusivo y accesible.

Todas esas actuaciones están prácticamente realizadas o en proceso de desarrollo aunque, en este caso, también la pandemia afectó al avance de las actuaciones. Las órdenes de confinamiento y paralización de la actividad provocó el consiguiente retraso en el proyecto y las administraciones responsables del mismo se vieron obligadas a solicitar una prórroga. Fue aprobada hasta diciembre de este año, es decir, doce meses más de lo inicialmente previsto y, por tanto, el proyecto Jarcultur se encuentra en su fase final a falta de finalizar las últimas intervenciones. En la actualidad, las obras se centran en el sistema hidráulico del jardín romántico para poner en marcha las fuentes ornamentales allí existentes, comenzando por la fuente del mascarón y la rehabilitación del paseo de la Alameda, que corre a cargo del Ayuntamiento.

La última fase del proyecto se ha centrado también en la realización de actividades de promoción y divulgación para acercar ese monumento al gran público y, gracias a los fondos europeos, el jardín de El Bosque es ya un bien inclusivo que facilita su visita y su conocimiento a personas con movilidad reducida y distintas capacidades.

Sin un uso definido que genere ingresos

Desde hace más de dos décadas, los posibles usos que debe tener el jardín de El Bosque y las obras allí realizadas han centrado el debate público. El propio Ayuntamiento, la plataforma en defensa de El Bosque, entidad local creada en la ciudad para supervisar y vigilar el devenir de El Bosque, y el grupo cultural San Gil han propuesto distintos usos que, de momento, no se han convertido en realidad. En concreto, el Ayuntamiento habló en su día de la creación de una Posada Real aunque las dimensiones del Palacete impedían su puesta en marcha. También habló de generar ingresos utilizando las barcas en el estanque siguiendo el ejemplo del parque del Retiro de Madrid aunque a pequeña escala pero esta idea no obtuvo el visto bueno. También apostó por habilitar una cafetería con terraza y una tienda en la Casa del Bosquero en un proyecto en el que sigue trabajando para dar un uso público en la que fuera la vivienda del guarda.

Apuestas de futuro para el jardín

Los sucesivos cambios de gobiernos en la Junta de Castilla y León y, por tanto, de gestores en las áreas de Cultura y Patrimonio han afectado también al jardín renacentista. En los últimos años, partidos como el PP, Ciudadanos y ahora Vox se han ocupado de gestionar las subvenciones, las intervenciones y los fondos destinados al jardín.

El último cambio tuvo lugar en el pasado mes de febrero con las elecciones regionales y la entrada de Vox en la consejería de Cultura y Patrimonio, dirigida por el bejarano Gonzalo Santonja. En julio, el director general de Patrimonio Cultural, Juan Carlos Prieto, mostró su apuesta clara porque El Bosque “se use al máximo” para ser “uno de los motores de desarrollo” de la ciudad de Béjar ya que “es un diamante que hay que pulir y sacarle el máximo partido para generar economía y empleo”.

Fue el Partido Popular de Béjar, como grupo municipal, el que presentó a finales de octubre una moción con su apuesta de usos para el jardín que se centran en el aprovechamiento forestal, ganaderos y turístico, alojamiento incluido. Sin embargo, PSOE, Ciudadanos y Tú Aportas, como integrantes del equipo de Gobierno, tumbaron la moción por presentar deficiencias y el alcalde, Antonio Cámara, defendió que la definición de los futuros usos deben contar con la participación de la ciudadanía bejarana.

Sin embargo, la moción logró reabrir por enésima vez el debate sobre los usos del jardín y provocó la reacción de la plataforma en defensa de El Bosque, que se viene mostrando muy crítica con respecto a las actuaciones de Ayuntamiento y Junta en determinados espacios del jardín por considerar que no cumplen con los cánones de restauración que se siguen en Europa y que dañan la esencia del jardín. En un comunicado remitido la pasada semana, de entre los quince usos recogidos en el Plan Director, apuesta por darle una utilidad cultural porque “el BIC debe poder ser visitado durante todo el año, pero con un mantenimiento adecuado” junto con la creación de esa escuela superior de jardinería histórica y arquitectura del paisaje. A mayores, cree que debe potenciarse con otros usos recreativos y culturales, según aparecen en el Plan Director. Finalmente, rechaza usos cinegéticos, campo de golf y para edificaciones diversas.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png