Borrar
Imagen de la escultura de San José y el Niño, y la Soledad.
'Descubren' una escultura de Pedro de Mena en el museo de Santa Teresa de Alba

'Descubren' una escultura de Pedro de Mena en el museo de Santa Teresa de Alba

La pieza es un San José con el Niño y es la segunda de este autor en el espacio museístico

EÑE

Alba de Tormes

Martes, 2 de julio 2024, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El trabajo de investigación continuado y constante de las obras que integran la colección en exposición y los fondos que atesora el museo de Santa Teresa, CARMUS, en Alba de Tormes, ha permitido que acreditados especialistas artísticos hayan identificado una escultura del siglo XVII de San José obra de Pedro de Mena. La pieza se suma a la misma autoría de la espectacular pieza de La Soledad, que se puede ver en el mismo museo a escasos metros del San José con el Niño.

Tal como ha señalado en la ficha realizada para la obra el profesor de Historia del Arte en la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca, Juan Pablo Rojas: «Entre las principales devociones teresianas, la figura de San José destaca como el principal protector de la Orden de los Carmelitas Descalzos que, a partir del siglo XVII pasó a convertirse en uno de los santos más venerados de la iglesia católica. No sorprende, por tanto, la inclusión de la escultura que aquí se aborda dentro de los fondos del Museo Carmus de Alba de Tormes. Atribuida a Pedro de Mena, su análisis se enfrenta a los problemas comunes de tantas piezas sin firmar del Barroco andaluz, en donde el formalismo juega un papel clave a la hora de estudiar su evolución, con las precauciones que este enfoque conlleva».

Según el experto, «la talla representa a San José mientras se gira para tomar de la mano al Niño Jesús, que corresponde el designio de su padre, ambos en actitud de caminar. La variante de José «guiador» o «itinerante» fue común en España, como se ve en el lienzo de El Greco de finales del siglo XVI para la capilla de San José en Toledo , cuyo modelo también se eligió para la escultura del mismo tema en las Carmelitas Descalzas de Madrid realizada por Pedro de Mena durante la siguiente centuria». Desde el punto de vista artístico de la obra, Rojas apuntan que «sobresale el naturalismo de la escena, presentada con gran empaque a través de los llamativos pliegues y policromía de los ropajes de San José y de los profusos ornamentos de los del Niño. Aderezan el conjunto la vara de gran desarrollo y los nimbos de plata. Estos últimos se disponen a modo de coronas con rayos solares y piedras de colores engastadas. Posiblemente, estos complementos fueran añadidos posteriormente para adecuar la pieza a los nuevos gustos, así como algunos repintes».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios