19 septiembre 2020
  • Hola

Béjar invertirá 964.000 euros en mejorar la iluminación de la ciudad

Han comenzado los trabajos de eficiencia energética que permitirán un ahorro de un 58 por ciento | El proyecto contempla el cambio de 2.815 luminarias a sistema led

Béjar /
03 ago 2020 / 16:32 H.

El Ayuntamiento de Béjar ha iniciado los trabajos de mejora del alumbrado de la ciudad y sus pedanías, que supondrá un ahorro en el coste energético superior al 58% y una inversión de más de 964.000 euros. Se ha previsto el cambio de 2.815 puntos de luz y se han llevado a cabo las primeras actuaciones. Se ha trabajado ya en la calle Recreo y la empresa adjudicataria, instalada de forma provisional en el polígono industrial de la ciudad, trabaja ahora en la zona de El Castañar para seguir hacia la carretera de Candelario. Los trabajos suponen el cambio de las viejas luminarias por sistemas led y abarcarán también los barrios de Palomares y Palomares Alto además de las pedanías de Valdesangil y Fuentebuena.

El proyecto forma parte de una serie de proyectos que emprendió el Ayuntamiento de Béjar dentro de las ayudas procedentes del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), que ascienden a 707.000 euros. En el momento de aprobar este plan en el Ayuntamiento, se puso de manifiesto que el Consistorio debería aportar otros 707.000 euros procedentes de remanentes de tesorería. La actuación más destacada era la del cambio del alumbrado de la ciudad, aunque también se incluyó en ese proyecto la mejora de las cubiertas de la Casa Consistorial y del convento de San Francisco.

En este último caso, el contrato de mejora se firmó por un importe de 328.000 euros para el edificio de servicios económicos del convento, aunque, posteriormente, se determinó la necesidad de incrementar la inversión de la obra. Los trabajos comenzaron a principios de julio del año pasado y, después de meses de desarrollo, el coste del proyecto se vio incrementado en más de 120.000 euros con respecto a la inversión inicialmente prevista.

Según el estudio realizado desde el Consistorio, hubo trabajos que no se incluyeron en la memoria pero que eran necesarios para ejecutar el proyecto. Entre ellos, la retirada de la teja antigua para facilitar la sustitución de la nueva, el sellado de la claraboya de la biblioteca de adultos y la elevación de un pequeño tejado, ubicado también en la biblioteca.