Borrar
Arsenio Hernández, hostelero peñarandino J.H.
Arsenio, 44 años tras la barra en Peñaranda: ‘Ahora lo que importa es el pincho’

Arsenio, 44 años tras la barra en Peñaranda: ‘Ahora lo que importa es el pincho’

El conocido hostelero asegura que “nos hemos hecho más europeos, antes la gente salía por la noche a diario”

Domingo, 16 de abril 2023, 12:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Arsenio Hernández Valverde es un conocido hostelero de Peñaranda, con 44 años de experiencia tras la barra del bar, 24 de los cuales con negocio propio.

Empezó con 15 años, en 1989 montó su primer bar en la calle Cerrajeros, después otro en la plaza de España 18, y ahora regenta otro en la misma plaza.

¿Cómo ha ido la Semana Santa?

Muy bien, de diez. Para nosotros es la mejor época del año, porque en fiestas hay muchos momentos con vacíos en que la gente está en los toros o en la feria.

¿Cómo ha evolucionado la hostelería en Peñaranda?

Radical, nos hemos hecho más europeos, antes era de salir la gente por la noche a diario. El tema del vino y el pincho ha subido a nivel general. Es más importante tener una buena remesa de pinchos, al estilo del País Vasco. Antes el pincho era más restringido. Ha cambiado todo, los gustos, la gente.

¿Qué ha significado para usted dedicarse a ello?

Es mi vida, no me arrepiento. Cuando tenía 16 o 18 años lo odiaba, pero era lo que tenía y estaba aprendiendo. Me limité a trabajar en la hostelería, estuve un año en Santander y allí ya me gustó mas.

Y después continuó...

Al volver me vi con ganas de emprender. Comencé con Pedro en El Alejo y entre los dos hicimos un buen tándem. Después monté mi negocio, hace 24 años.

¿Qué es lo que más gusta en Peñaranda?

Ahora salir de tapas y la copa de la tarde. Esa ha evolucionado mucho, antes se vendían cuatro copas y ahora se lleva más, aunque yo lo que más trabajo es el desayuno.

¿Hay alguna bebida simbólica de Peñaranda?

En Domingo de Ramos se venden muchas limonadas, ese día se pueden servir como 100 litros y 800 copas. También es típica de esos días la clarea. Antiguamente se hacía una bebida que llamaban ‘manchada’, elaborada con vino dulce y unas gotas de aguardiente blanco.

¿Tiene mucho peso la comarca?

Es muy importante, tal vez el 40%.

¿Alguna frase con la que le gustaría despedir esta entrevista?

Nuestros clientes son los verdaderos protagonistas de todo, al fin y al cabo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios