14 diciembre 2019
  • Hola

Al cura no le gustan los Simpson y los Minions en el belén de la ermita de Peñaranda

El párroco de la ermita de San Miguel ha pedido que se retiren unas figuras que ha definido como “frikis”

04 dic 2019 / 19:15 H.

El párroco, Lauren Sevillano, confirmó este martes que ha ordenado retirar todas las figuras “frikis” del Belén que puede verse estos días en la ermita del Humilladero, y que permanezcan sólo y exclusivamente los personajes y escenas que se ciñan a la representación religiosa del nacimiento del Niño Jesús.

Lauren Sevillano explicó que se había puesto en contacto con el autor del nacimiento ante la repercusión popular que había tenido la noticia que recogieron incluso los medios de comunicación. Las reacciones en las redes sociales tampoco se hicieron esperar y numerosos vecinos no dudaron en considerar el hecho como “una falta de respeto” e incluso “una vergüenza” teniendo en cuenta que el “friki” Belén se exhibe al público en una ermita.

Cabe recordar que en el Belén se habían colocado todo tipo de personajes ajenos a la escena del Nacimiento de Jesús, entre ellos varios miembros de la familia Simpson, emojis, un aye aye de la película “Los pingüinos de Madagascar” e incluso uno de los Minions, además de algún que otro Papá Noel.

Simpson, Minions, emojis , un aye aye y Papá Noel ocupaban la escena junto a los pastores, lavanderas y el propio Misterio

La noticia saltó a la opinión pública coincidiendo, además, con el artículo que el delegado diocesano de Patrimonio, Tomás Gil, hizo con indicaciones a tener en cuenta a la hora de montar el Belén e invitando a que siempre se haga teniendo como referencia el Evangelio.

Peñaranda vuelve a estar en el punto de mira por hechos de este tipo ya que el autor del controvertido nacimiento protagonizó, también, una fallida intervención sobre una talla de San Miguel Arcángel de la que se hicieron eco medios nacionales e incluso internacionales. Tres años después de llevarla a Valladolid, la imagen del arcángel regresó el pasado enero a Peñaranda tras una compleja restauración en manos de los profesionales de la Fundación las Edades del Hombre.

Desde entonces y a pesar de que el Obispado prohibió cualquier intervención sin su permiso, en la ermita se han llevado a cabo actuaciones como la colocación de una pila de agua bendita empotrada en una pared junto a la reja del siglo XIX e incluso la reforma de la propia puerta de la ermita para añadir un remate de granito.

Tanto la cofradía como el cabildo del Humilladero viven, además, uno de sus peores momentos en su dilatada historia tras las dimisiones de miembros del cabildo y hermanos mayores. La parroquia se “escuda” mientras tanto en la falta de estatutos para poner remedio a tanto desmán.