Borrar
La mitad de la gran copa de la encina centenaria caída en el suelo por efecto del viento.
Adiós al árbol centenario de Espeja: la gran encina no aguanta los fuertes vientos

Adiós al árbol centenario de Espeja: la gran encina no aguanta los fuertes vientos

El árbol de la dehesa boyal peguera no aguanta los últimos vientos “y se racha desde la raíz”, avivando las críticas a las restricciones sobre los cortacinos

Viernes, 9 de abril 2021, 20:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Era uno de los árboles singulares de la provincia de Salamanca hasta que los fuertes vientos de los últimos días han truncado prácticamente al medio su grueso tronco obligando a decir adiós a la gran encina de Espeja.

Este árbol centenario, conocido entre propios y extraños por el sobrenombre de su longevidad, “encina centenaria de Espeja”, ha crecido durante siglos en la dehesa boyal peguera, una enorme superficie de más de 500 hectáreas en la que son precisamente las encinas las que dan fama al pueblo, alimentando con sus frutos, las bellotas, una de las mejores cabañas de cerdo ibérico de España.

“Durante generaciones, los habitantes de Espeja hemos recorrido el escaso kilómetro que separa el pueblo de esta zona de la dehesa boyal para contemplar y admirar la gran encina centenaria y, a partir de ahora, es algo que ya no podremos hacer”, destacó ayer el alcalde de Espeja, Juan Sánchez.

Un regidor que, aunque sumido en la lástima y la conmoción que ha afectado a todos los vecinos de esta pequeña población mirobrigense, se movilizó desde primera hora de ayer para asesorarse sobre las posibilidades de salvación de la encina centenaria: “Hemos consultado tanto con el agente de medio ambiente como con los técnicos de la Junta, al igual que con cortacinos con amplia experiencia, y todos ellos coinciden en que no tiene salvación porque se ha rachado desde la raíz hacia arriba”, afirmó el alcalde.

Una pérdida para Espeja que aviva la polémica existente desde hace dos años con la regulación sobre las podas de las encinas, “y es que nuestros políticos no se dan cuenta de que la normativa del olivo no está pensada para las encinas de nuestras dehesas, porque son mucho más grandes que las que hay en Andalucía o la baja Extremadura”, se lamentaba ayer un ganadero de Espeja.

Una regulación que establece que “la poda de pies deberá respetar las ramas cuyo diámetro en su base supere los 15 centímetros”, reduciendo el aprovechamiento y renovación del árbol.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios