Borrar
La riada de diciembre de 2019 llenó de sedimentos la piscina natural de Valero. TEL
A vueltas con las baños en pantanos y ríos en la provincia. “Nos han dejado a los pies de los caballos”

A vueltas con las baños en pantanos y ríos en la provincia. “Nos han dejado a los pies de los caballos”

El decreto autonómico recoge que son los consistorios los que han de regular el aforo

TEL

Lunes, 22 de junio 2020, 15:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

“Nos han dejado a los pies de los caballos”. Esta fue una de las frases recurrentes ayer en la provincia tras conocerse los detalles del decreto que regula el uso de piscinas y zonas de baño de la provincia con la llegada de la denominada nueva normalidad.

Los alcaldes esperaban este tipo de normas para saber cómo afrontar la llegada de visitantes y turistas a sus ríos, pozas o pantanos, pero lo que ha llegado no les ayuda mucho. El decreto publicado el sábado en el Bocyl establece que la responsabilidad del control de esas piscinas naturales y demás espacios corresponde únicamente a los ayuntamientos pero, como señalan los regidores, “es como poner puertas al campo”.

En Villanueva del Conde, el Ayuntamiento que preside Javier García Hidalgo, ha limpiado de sedimentos su piscina natural, pero no la va a cerrar por el momento. “A ver cómo se desarrolla el verano, pero de momento no la vamos a abrir”. La gente puede acceder allí y a otros cauces, pero bajo su responsabilidad. En otros pueblos, se ha optado también por no abrir las piscinas y no limpiar el fondo para poner de manifiesto que no van a poder afrontar todo lo que se les viene encima. Así lo hará Valero, donde Demetrio Canete, el alcalde, señaló que “creemos que no podremos abrir a no ser que se dieran otras normas y pautas de seguridad, pero lo veo difícil”.

El desconcierto de los ayuntamientos se encuentra en la normativa de la Junta, en la que se recoge que “los consistorios podrán establecer limitaciones tanto de acceso como de aforo en las playas a fin de que se pueda respetar la distancia interpersonal de seguridad entre usuarios”. Podrán, incluso, establecer límites en los tiempos de permanencia en dichas zonas, así como en el acceso a los aparcamientos. Sin embargo, los consistorios lo ven inviable. Ángel Rosado, de Puente del Congosto, es uno de ellos. Ayer supervisaba el río Tormes lleno ya de visitantes y aseguraba que los ayuntamientos no tienen la capacidad para poder controlar la llegada de la gente a lo largo de los varios kilómetros de río que atraviesa su término municipal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios