PUEBLOS DE CINE

Cuando Aldeadávila ambientó una de las mejores películas de la historia

La presa de la localidad arribeña acogió en 1965 parte del rodaje de la película Doctor Zhivago, que consiguió cinco Óscar y mostró al mundo la gran obra de ingeniería del oeste salmantino

11.02.2019 | 09:38

Casi nadie puede presumir de que en su pueblo se haya grabado una película galardonada con los premios cinematográficos más prestigiosos del mundo. Aldeadávila de la Rivera luce orgullosa cinco estatuillas y otras tantas nominaciones de la edición de 1967 gracias a Doctor Zhivago, uno de los filmes de culto que acercó a Las Arribes del Duero a uno de los de directores más venerados en Hollywood, David Lean.

El reclamo por el que parte de la película se rodó en este pueblo del oeste de la provincia es su imponente presa. Según cuentan, David Lean no podía rodar en tierras rusas porque la novela Boris Pasternak en la que se basa la película estaba prohibida e incluso las autoridades rusas evitaron que el autor de la obra recogiera el premio Nobel en 1958. Por ello eligió España, filmando buena parte de las secuencias en tierras sorianas.

La épica de Doctor Zhivago le llevó a ser una de las películas más importantes de la historia, y también de las más taquilleras en los cines, no obstante en el año 2010 estaba entre las 10 que más había recaudado en la historia americana. Posteriormente, el filme ha formado parte de la cartelería de numerosas salas, tanto de España como del otro lado del charco.

La presa de Aldeadávila es conocida desde entones por todo el mundo. Ese era otro de los objetivos del Régimen y se consiguió, ya que desde entonces es uno de los puntos turísticos más relevantes de la provincia de Salamanca, con una gran riqueza paisajística, natural y arquitectónica.

Doctor Zhivago no es la única película grabada en la presa de la localidad arribeña, recientemente parte del equipo de la última entrega de Terminator se ha trasladado a Aldeadávila para rodar algunas escenas. Aún se desconoce la fecha del estreno de esta esperada película.

"Nos pagaron 300 pesetas por grabar dos noches enteras"

Ha pasado más de medio siglo y para ellos está tan reciente en la memoria como el día de ayer. Doctor Zhivago fue la película de la vida de Antonio Blanco y María Visitación Andrés Mato. Ambos actuaron en ella como extras y no olvidan aquellas noches de verano que revolucionaron la vida de Aldeadávila en las vísperas de las fiestas.

David Lean y todo el elenco de actores se llevaron la gloria, pero hasta 300 "extras" de toda la comarca son copartícipes de todos esos premios tan importantes. "Recuerdo que se quedaban en una finca que se llamaba El Sierro y allí iba mucha gente a verles", señala María Visitación. El trabajo de esta luchadora, que está a punto de cumplir las 88 primaveras, comenzaba "cuando se ponía el sol", que era cuando se subía a un tractor de 60 caballos que tenía su familia desde la zona del frontón del pueblo: "Íbamos hasta 50 personas en un remolque. Ahora eso es impensable porque nos multarían los guardias, pero entonces era mucho más útil que ir en los coches de cuatro en cuatro". El rodaje de aquellos días del periodo estival de 1965 era un complemento a la vida laboral de una joven que acababa de perder prematuramente a su madre: "Yo por la mañana me iba a segar y cuando llegaba a casa cogía un bocadillo y rápidamente me iba al rodaje. Piensa que nos pagaron 300 pesetas de entonces, 150 por cada una de las dos noches que fuimos, y eso era mucho más de lo que yo ganaba en una semana de trabajo en el campo".

María Visitación Mato tiene una memoria privilegiada y no olvida como Geraldine Chaplin se acercaba a la gente "siempre hablando en inglés". No eran actores muy cercanos, de hecho eran famosos y eso se notaba: "No hablaban con nosotros, ellos iban a su aire y al final se iban a la finca que tenían alquilada". Los actores y el director no pisaron Aldeadávila, cuando por la mañana acababan de rodar se acercaban hasta El Sierro: "Allí se pasaban las horas muertas, les costó mucho alquilar la finca al propietario, pero al final la sacaron partido", relata.

De los momentos del rodaje, María Visitación tampoco olvida el buen trato recibido por parte de la "organización" que les daba "vino y aguardiente" para sobrellevar la madrugada, ya que las dos primeras horas de la noche eran exclusivamente para "colocar" a los actores sobre las distintas zonas del embalse.

Doctor Zhivago revolucionó Aldeadávila de la Ribera, así lo señala Antonio Blanco, un zapatero, "remendón" como a él le gusta decir, a quien no le asustaba nada: "Nos daban ropas para que nos cambiáramos y nos ponían a andar todo el tiempo para un lado y para otro de la presa, pero luego nos daban un buen dinero".

María Visitación y Antonio compartieron rodaje hace más de medio siglo y ahora son compañeros en la residencia "La Llanada" donde además de echar una partida de cartas, pasear o hacer gimnasia también cuentan sus batallas como "estrellas" del celuloide.

La lucha del Seprona contra los pozos ilegales en Salamanca. "Encontrarlos es difícil. No todos los días denunciamos, pero sí a menudo"

Aumenta el consumo de marihuana en Salamanca y la proliferación de plantaciones bajo techo

Un robo de 40 segundos. Las imágenes del alunizaje en el bar de La Fuente de San Esteban

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente

 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad