Borrar

¿Y contra el Gobierno?

Miércoles, 3 de mayo 2023, 05:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es la primera vez en mi vida que se multiplican las protestas en las calles y ninguna es contra el Gobierno de España, que parece ser que no tiene ningún tipo de responsabilidad en nada o todo lo hace de forma sobresaliente.

Hoy vuelven a salir a la calle los ganaderos por la crítica situación que viven con el extensivo por las campañas de saneamiento y requerimientos en tuberculosis y lengua azul. También se libra el ministro Planas que, aunque fuera por el tema de coordinar la normativa para que no hubiera disfunciones en las distintas comunidades, tendría algo que decir. Verá la protesta desde la tele, tranquilamente frotándose las manos como hará la titular de Sanidad, Carolina Darias, que no se sabe muy bien a qué dedica su tiempo. También verá como espectadora de lujo las mareas sanitarias y con cierto gozo porque el desgaste lo sufren los otros.

Mañana iniciarán una huelga los distintos actores de la justicia. A los secretarios judiciales que han protagonizado protestas para conseguir un aumento salarial de hasta 450 euros mensuales, se han unido los funcionarios de la Administración de Justicia, los jueces y fiscales, y los abogados de oficio, que también tienen reivindicaciones propias. En Castilla y León, que no tiene transferidas las competencias en esta materia, no le queda otra que reivindicar y quejarse ante el Gobierno, pero en la mayoría de las comunidades autónomas la protesta tiene como objetivo los ejecutivos autonómicos, si eso es posible.

Y como no podía ser de otra manera en vísperas electorales, la izquierda se saca el comodín del público: las protestas sanitarias. Es evidente que cualquiera de nosotros tenemos motivos suficientes para quejarnos del sistema sanitario, porque por mucho que se invierta siempre habrá margen para la mejora. La salud, además, es por desgracia algo que nos afecta a todos y nunca estará al nivel que los ciudadanos requerimos.

Casualmente tampoco es un tema que altere la tranquilidad del Gobierno central, cuyo Ministerio, como pudimos comprobar durante los meses de crisis pandémica de la Covid, está de brazos cruzados habitualmente porque las escasas competencias que tiene no las ejerce. El asunto, sensible para todos, le incumbe a las comunidades autónomas y muchas de ellas, como la de Madrid, se la juegan el domingo 28 de mayo. Y si no se la juegan, como ocurre en Castilla y León, los autores de las protestas siempre mirarán al PP como el culpable de todos los males.

La Marea Blanca sale a las calles de Salamanca el próximo domingo. Razón: la sanidad está muy mal, hay elecciones y el consejero es del PP. Si fuera de izquierdas, la cosa cambiaba. Los sindicatos CCOO, UGT y CSIF convocan una huelga general en sanidad los días 10 y 17 de este mes. Razón: la misma. Y no seré yo quien diga que el consejero no tiene cosas que mejorar, todo lo contrario. Creo que no se pueden mantener las listas de espera que soportamos y la desidia de algunos servicios como, por ejemplo, las urgencias hospitalarias. Pero la razón de estas protestas es puramente electoralista. Y en Madrid cargarse a Ayuso, que ha resultado una presa difícil de abatir.

Pedro Sánchez se libró de las críticas hasta en las manifestaciones del 1 de Mayo, donde es tradicional que los sindicatos carguen contra el Gobierno de turno.

Casualmente en esta ocasión, el centro de todas las críticas fue el empresario, que para la izquierda en general es como el demonio con cuernos. Nada del paro, nada de la inflación, ni de la subida de impuestos. Eso lo dejamos para mejor ocasión.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios