29 noviembre 2020
  • Hola

Vienen curvas

    Qué frío pasaron las autoridades este lunes en el Palacio Real. Hacía sol de otoño, pero el ambiente era gélido invernal, las miradas eran de hielo y las conversaciones se quedaban congeladas en el saludo más protocolario. El ambiente era fúnebre, nada festivo, sin glamur, incómodo y flotaba en el aire cierto deseo de que pasara rápido el trance, que es lo que uno espera de un funeral, que pase lo antes posible. Supongo que los asistentes aguardaban impacientes a sus conductores oficiales -todos los tenían- y el traslado urgente a la comodidad del confortable y cálido nido, lejano del Palacio Real, que parecía un palacio de invierno de los zares, un espacio con un microclima similar al de Alaska antes del calentamiento global. Veía la televisión y me arrebujaba en la manta escocesa que tengo para este tiempo en el que las casas no se han calentado aún. Qué frío pasé viendo las imágenes de la Fiesta Nacional. No le digo más que me vino a la memoria aquello que cantábamos en otros tiempos: “cuando la fiesta nacional yo me quedo en la cama igual...” Lo aprendimos de Paco Ibáñez, en español, y de Brassens, en francés. Aquí, en Salamanca, lo cantaba Quini Sánchez y en un día bueno Manolo Díaz. Fíjese de qué siglo hablo. Vivíamos una Transición hacia no sabíamos dónde, más o menos como la transición de hoy, que no sabemos dónde acabará, y todo era un mar de dudas. Más que una fiesta nacional, la televisión nos dio un funeral de estado en el que cada uno podía colocar el cadáver que quisiera en el catafalco del Patio de la Armería. Un funeral desde el color de la ropa a los gestos de circunstancias que traspasaban las mascarillas. Y a eso lo llaman Fiesta Nacional.

    Nos agarramos a lo de Rafa Nadal como un clavo ardiendo y a los pasteles del Pilar como si no hubiese un mañana, por salvar los muebles. Y no era fácil: los nuevos expulsados por la Universidad de Salamanca hace que nos preguntemos por el nivel de madurez de los que ingresan en ella. ¿Para qué sirve la “Selectividad”? En consecuencia, la dichosa “curva” de contagios se torna en sequoia y esto camina hacia donde ya escribí que íbamos. ¿Pesimismo? Venga, pesimismo, se lo admito, pero agárrese que vienen curvas, aunque nos libremos durante unos días de la de San Vicente o “curva del Clínico” para hacer una rotonda de acceso al nuevo Hospital Clínico. Ayer se cumplieron cincuenta años de la colocación de la primera piedra del Clínico (viejo Clínico, habrá que comenzar a decir) y ya tenemos más accesible el nuevo; otra cosa es que lo tengamos más cerca. Otra rotonda, sí. La rotonda, que es la curva cerrada más perfecta, se ha convertido en una seña de identidad de nuestro tiempo: la era de las rotondas, se dirá en los libros de Historia, como se dirá que era posible cruzar España de rotonda en rotonda. Será, quizás, una leyenda de tradición oral, como las que conoce tan bien Emilio Gancedo, anoche en Salamanca, o puede que una epopeya como la protagonizada por Hernán Cortés en “El centro del mundo”, novelón histórico de José Luis Muñoz. Yo no daría mucha publicidad en estos tiempos a Hernán Cortés a la vista de lo que pasa con las esculturas de Cristóbal Colón. Puede que el cambio climático ya perjudique al sentido común y la inteligencia.

    Bueno, mire cómo sería lo del lunes que aún no he entrado en calor con la que está cayendo. Cuídese.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png