15 diciembre 2019
  • Hola

Un tema delicado

22 nov 2019 / 03:00 H.
Santiago Juanes
El bestiario

La Guerra Civil es un tema delicado, he escuchado al coleccionista salmantino José Luis Rodríguez Argüeso, que atesora desde hace años documentos y objetos de la época, hace unas horas en una muestra inaugurada en el Archivo Provincial con el título de “Economía y Guerra Civil”. Más bien creo que ciertos aspectos de la contienda lo son y que es con frecuencia arma partidista. Pero ahí está la opinión, que parece corroborar hechos como la reciente supresión de un concierto. La muestra carece de opinión e ideología: billetes y monedas, por un lado, objetos de aquel tiempo entre los que no faltan, ay, las cartillas de racionamiento –con sus categorías correspondientes—o las tarjetas de fumador, con el imprescindible paquete de “Ideales” al lado, la leche en polvo, que tantos de nuestros mayores tomaron de niños, y en fin, esas cosas con las que se perfila aquel tiempo del que escuchamos hablar a nuestros padres y abuelos, o algunos hemos leído en la Hemeroteca con los matices propios de la censura que entonces lo envolvía todo. La vida cotidiana, pues, siempre delicada por tantas cosas. Un tiempo al que cuesta llegar en los libros de Historia en los institutos y colegios y de ahí las carencias de muchos jóvenes sobre aquellos hechos.

Estuve pendiente de la ceremonia de anuncio de las estrellas Michelin, como me sugirió que hiciese Víctor Gutiérrez tras la gala de los premios de Hostelería, esperando la sorpresa, y llegó. El chef salmantino, que dirige Taller Arzuaga en la bodega de la Ribera, atesora su segunda estrella: mantiene la del restaurante salmantino y consigue otra para la familia Arzuaga en los primeros kilómetros de la Ribera del Duero. Y ahí acabó nuestro protagonismo en la ceremonia, diría que injustamente porque, al menos, otros tres restaurantes locales podrían conseguir su estrella. Tres. Cumplen todos los requisitos y los responsables de la influyente guía roja lo saben, y debe haber un tema delicado que impida que sean un poco más justos. Felicidades, Víctor. En breve conoceremos los “soles” de la guía Repsol, que suele tratarnos muy bien, así como la “Peñín” de vinos, en la que espero que algunos caldos salmantinos salgan bien retratados. Una parte de estos podremos probarlos el lunes dos de diciembre en el Casino de Salamanca en la ya tradicional presentación de la añada de la Sierra de Salamanca.

Cocina, vino y música forman una santa trinidad de la buena vida. Buena y delicada. Hoy es Santa Cecilia, patrona de la música. Salinas, Gombau, Bretón, Felipe Espino, Ledesma, Sánchez Fraile... están en nuestro ADN cultural, como lo está también el galardonado Víctor Reyes, el guitarrista José Luis Encinas –esta noche en el Liceo--, el innovador violinista Javier Li, la espectacular voz de Victoria Mesonero, la siempre divertida Lulu (Clara) y sus Rockets...y otros intérpretes que le ponen banda sonora a nuestra ciudad y provincia, que cuenta con un parque coral interesantísimo. Es difícil imaginar la vida sin música, de hecho, cada fin de semana la agenda cultural reúne una potente actividad, más intensa, si cabe en esa Navidad a la que vamos.

Felicidades a nuestra Cecilia Martín, en el filo de los cien años.