27 enero 2021
  • Hola

Un capitán borracho y un timonel loco

    Parecía que Illa se había bajado los pantalones hasta la rodilla ante las presiones de Cataluña y Madrid y nos había recetado unas Navidades de barra libre de desplazamientos por todo el territorio nacional, pero resulta que el acuerdo al que llegaron ayer el Gobierno socialcomunista y las autonomías tiene truco en la letra pequeña. Hay una cláusula según la cual será cada uno de los gobiernos regionales el que decida en qué días aplica esa ‘barra libre de movimientos’, de tal forma que España se convertirá estas Navidades en un laberinto más enrevesado que el del Minotauro. Será como un campo sembrado de minas en el que habrá que contratar a un guía indio para que nos vaya avisando de por dónde y cuándo podemos movernos.

    Pongámonos en el caso de que el vicepresidente Igea, que es quien maeja esto en Castilla y León, decide no abrir ningún día y hacernos las pascuas. Pues no podríamos ir a ningún sitio fuera de la Región, y posiblemente tampoco podríamos visitar alguna que otra provincia de la Comunidad que siga perimetrada porque va muy mal, o porque va muy bien, que ambas cosas están castigadas por estas tierras. Y ningún español de ningún otro punto de España podría venir a pasar las Navidades con sus familiares y allegados castellanos y leoneses.

    Pero supongamos que Igea se levanta con el pie derecho y tiene un arranque de generosidad, de forma tal que nos autoriza a salir a ver a familiares y allegados cuatro días, en Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, pero en Madrid, en Cataluña o en el País Vasco, han marcado otras fechas y no coinciden. Pues seguimos en lo mismo. Todos en casita, o a lo sumo con los familiares y amigos más cercanos.

    Porque a todo esto hay que sumarle los confinamientos perimetrales que cada autonomía haya ido decidiendo en las próximas jornadas, que dependerán de la evolución de la pandemia en cada una de las regiones y del buen o mal humor de los dirigentes autonómicos.

    En definitiva, entramos en zona de absoluto descontrol y máxima incertidumbre, con la sensación de navegar en un barco sin rumbo al mando de un capitán borracho y un timonel loco.

    Ahora solo falta que nos pidan a los ciudadanos responsabilidad individual y sentido común (como hacían ayer por cierto, el alcalde de Salamanca y el líder de la oposición socialista).

    Señores: la responsabilidad de los ciudadanos es la que es, igual ahora que en marzo o en julio. No ha crecido ni mermado y da para lo que da. Y el sentido común... ya se sabe: es el menos común de los sentidos. Por tanto, me parece a mí que es mucho confiar.

    La responsabilidad surge de la conciencia, de la moral, de las profundas convicciones personales. Y por tanto la responsabilidad se cultiva a lo largo de toda una vida. Hay, sin embargo, fórmulas para reforzar la conciencia y la moral, métodos e incentivos que aquí, en esta España sometida al yugo socialcomunista, no se están aplicando. Los ciudadanos serían más responsables si no tuvieran un Gobierno que les ha venido mintiendo con descaro sobre datos de muertos, sobre mascarillas o sobre comités de expertos durante estos ocho meses de pandemia. Si tanto el presidente Sánchez, como el vicepresidente Iglesias y sus ministros y ministras hubieran dado ejemplo en lugar de saltarse las cuarentenas y animar a acudir a manifestaciones multitudinarias. Si hubieran emprendido una campaña feroz de concienciación de los peligros del coronavirus, semejante a la aplicada para frenar los accidentes de tráfico. Si hubieran impuesto y tramitado multas disuasorias a los insurrectos. Si hubieran permitido que los españoles viéramos lo que estaba sucediendo en las UCIs cuando los enfermos caían por miles. Si hubieran acertado con alguna medida realmente eficaz contra el coronavirus, aparte de encerrarnos, que eso ya sabemos que funciona, aunque nos está hundiendo en la miseria.

    Y seríamos más responsables si se aclarasen de una puñetera vez sobre qué podemos hacer y a dónde podemos viajar estas Navidades.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png