28 septiembre 2021
  • Hola

Sánchez, Salamanca y Ayuso

31 jul 2021 / 03:00 H.

    Cuando Sánchez era mocito jugaba al baloncesto porque su altura le daba para ser jugador pero conforme pasaron los años en su club creyeron que detrás de los centímetros no había mucho más. Cuando los del Estudiantes perdieron la esperanza en su evolución, le dieron boleto a ese chico que, según dijo luego su entrenador, era de los que hacía piña pero que no destacaba. Eso traducido al lenguaje de la calle viene a ser que era un poco paquete pero que no se quejaba cuando ‘chupaba’ banquillo. No era un líder pero porque a esa edad solo los que mejor juegan arrastran y en ese deporte no hay posibilidad de plagio. Pero esa desilusión no restó para que a nuestro presidente le marcara el baloncesto y para que haya ensalzado este deporte como la escuela de vida que al parecer fue para él. Y si en algo destacó en las canchas fue en la faceta defensiva y en las faltas, lo que le encumbró como uno de los jugadores más expulsados. Cualquier pillería le era válida y si le veía el árbitro, mala suerte. Por esa escuela de vida del baloncesto debe ser que a Sánchez le gustan tan poco los jueces.

    ‘El baloncesto me ha enseñado el valor de los equipos por encima de las invididualidades’, que dice Sánchez mientras pasa el balón del dinero a Urkullu y premia a Aragonés, que no quiere jugar en equipo, con un “uno contra uno’. Al resto de presidentes les para con faltas y así su mente baloncestítica procesa que todos participan y si tienen la osadía de quejarse, es que son antideportivos. Ese es el baloncesto de Sánchez. Él juega llevándose la mano del contrario cada vez que tapona y luego pone cara de víctima para poner al público en contra del rival y del árbitro. El baloncesto le ha dado todo y en Salamanca volvió a poner en práctica su jugada maestra. Y ahora no hace piña pero sí lo que le da la gana.

    Por eso llegó en helicóptero y por eso cambió de planes y decidió recorrer en coche y no andando los pocos metros que separan la Plaza Mayor de San Esteban. Por eso, porque protegerse de abucheos se ve que para él es mucho más importante que contaminar menos y cuidar el medio ambiente. Por eso, porque nos dice una cosa y él hace lo que la da la gana. Por eso ayer en Salamanca no existió su “Green deal europeo”, porque no le venía bien.

    Por eso lo más novedoso de la Conferencia fue el sencillo vestido de Ayuso porque, además de que los trajes de los hombres son por lo general un aburrimiento, ayer estaban fuera de sitio, como los de las otras presidentas. Iba bien Ayuso con su vestidito y sus cuñas de veraneo porque a una Conferencia como la de ayer, de orden del día garabateado en una servilleta, le sobraban corbatas y le iba más el pantalón corto y hasta las chanclas. Pero los demás se pusieron dignos en contraste con el informal orden del día y le dieron aire a la foto que quería Sánchez, la de la espectacular Salamanca, con él de macho alfa. Ya que estas citas de paripé no desaparecerán porque quien falta no cobra -salvo Cataluña y el País Vasco- y sería perder un órgano de diálogo y micrófonos ante los que mostrar el descontento, al menos que para la próxima vayan tipo Ayuso, guapa pero informal, muy acorde a una cita aseada pero sin contenido consensuado. Hasta en el vestir acierta la aclamada en Salamanca como si fuera la mismísima presidenta del Gobierno.

    A Salamanca se puede venir a divertirse pero también a llegar a acuerdos, aunque Sánchez no lo sepa; para repartir fondos en una Conferencia en la que no pensaba escuchar, solo le faltó venirse con la guayabera.

    Él vino a jugar su interminable partido de baloncesto de parones por las faltas y de pocos puntos porque no es anotador y porque los únicos con balón real son Cataluña y el País Vasco y juegan con su canasta. El resto pita a Sánchez por no pasarles pero él aguanta la presión, les pone un caramelo con los fondos y se pone chulo cuando se quejan y cual niño mal criado amenaza con llevarse el balón a casa porque ahora es suyo. Ya no es ese chico ‘chupabanquillos’ de Estudiantes. Eso fue la Conferencia: otro partido multinivel con Sánchez haciendo lo que quiere, que es de todo menos piña.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png