20 septiembre 2019
  • Hola

Puro teatro

18 ago 2019 / 03:00 H.
Santiago Juanes
El bestiario

En la historia de la música Lupe Victoria Yoli Raymond es recordada por Lupe y su mayor éxito fue “Si vuelves tú”, aunque siempre me venga a la memoria “Puro teatro” (Lo tuyo es puro teatro, falsedad bien ensayada, estudiado simulacro...) y especialmente en estas vísperas de la Feria de Teatro de Castilla y León en Ciudad Rodrigo, pero, vamos, el resto del año no es raro el día que la tarareo cuando veo las interpretaciones de algunos políticos. Porque las calles de la amurallada Ciudad Rodrigo son puro teatro estos días que vienen, calles que recuerda muy bien uno de los grandes dramaturgos internacionales, Fernando Arrabal, que corrió por ellas y da nombre a su escenario principal. Calles que también conoció Rosa García, siempre en la memoria en estos días por su protagonismo en las primeras ediciones feriales en las que se intuía el puro teatro que venía, como se intuía que lo de Lupe no iba a ser fácil en el bar La Red de La Habana, donde comenzó a cantar y dio el salto a La Barraca de Nueva York.

A partir de aquí todo fue a mal y a peor, entre otras cosas por su enfrentamiento con Celia Cruz, que cuando se ponía no era precisamente azúcar. El primer Teatro Nuevo fue obra de un coronel de Ingenieros, de apellido Aceituno, y el segundo (rehabilitación) lo fue del salmantino Ángel Fernández Alba. Lo inauguró la reina Sofía y estuve allí. Era 1993. Si algo avisó de la España vacía y vaciada que venía fue el cierre de los cines, casinos, teatros y otras salas sociales de los pueblos mientras los políticos hacían su teatrillo. La crisis no pudo con la Feria de Teatro, como tampoco algún mandamás que quiso llevársela por delante. Que Alfonso Fernández Mañueco presida la Junta de Castilla y León garantiza que haya más feria porque la conoce.

La cita es una de las grandes referencias culturales del verano cuando este va claudicando. Un vecino del cható sostiene que después de San Bartolo se acaba el verano y llegan las primeras lluvias de la otoñada. Veremos. Como veremos cómo acaba lo de los millones del abuelo Florenci de los Pujol o el tormentón sobre Plácido Domingo, que tienen su recorrido este otoño que viene junto a otro sinfín de asuntos informativo.

Va a ser un otoño caliente e inspirador para los creadores teatrales. Incluso la obra que veremos esta Feria en el Liceo tiene un título premonitorio: “Sé infiel y no mires con quién”. Un obrón que en su momento vimos con Pedro Osinaga, también en Feria, y ahora traen Josema Yuste y Teté Delgado. La segunda quincena de agosto ya es otra cosa: cae el número de fiestas en la provincia y, en consecuencia, el de paellas, y la gente comienza a tener la cabeza en otros asuntos, pongamos que el nuevo curso. Me duele que en el ránking de Shanghai universidades como las de Oviedo o Islas Baleares estén por delante de la nuestra. Me duele. Y espero que no sea el único al que le duele.

Hoy cumple años Agustín Ibarrola, un artista con boina, aspecto de abuelo entrañable y dotado de la capacidad para darle a los árboles otra vida. Lo hizo aquí, en La Alamedilla, Arrabal o Campo de San Francisco con olmos apagados, entre otros árboles. No queda nada. A veces, Salamanca, que tanto arte atesora no sabe qué hacer con él o cuidarlo y acaba sucediendo lo que ocurrió con aquel “bosque” salmantino de Ibarrola. Espero que durante muchos años Ciudad Rodrigo siga siendo, como esta semana, puro teatro.