25 mayo 2022
  • Hola

Paradoja

17 ene 2022 / 03:00 H.

    No es necesario introducir al personaje porque el legado y la peripecia biográfica de Galileo Galilei son de sobra conocidos. Ahora que lo pienso, quizá de la LOGSE a esta parte no sea válida ya esa afirmación, y van seis reformas educativas, pero tampoco podemos pretender aquí revertir la pérdida de la civilización occidental, con el solo dique de un artículo dominguero. Supongamos entonces que no es necesario presentar al padre de la física moderna, que pasamos de puntillas por sus más peleados descubrimientos, como que es la Tierra la que gira alrededor del sol y no al contrario, y que vamos directamente a una de sus más deliciosas aportaciones, la “Paradoja de Galileo”: a pesar de que no todos los números tienen la propiedad de ser el cuadrado de otro, no hay más números que los cuadrados de otro. Puede parecer una menudencia matemática, poco aconsejable por otra parte para arrancar una reflexión sobre papel periódico, donde los apuntes intelectuales son de trazo bastante más grueso. Pero merece la pena el esfuerzo porque ilustra la complejidad de la realidad que observamos y devuelve nuestra capacidad de comprensión a su estado natural, humilde. Cualquier paradoja bien traída satisface al intelecto por su efecto liberador: solo cuando asumimos que no somos capaces de entenderlo todo disfrutamos en plenitud de un concreto y limitado acto de entendimiento.

    Los británicos, por ejemplo, tienen derecho a la indignación, pero no a la sorpresa. Se trata de una paradoja concreta y sin más recorrido que la dimisión de Boris Johnson, pero que ilumina todo aquel doloroso fenómeno político que no fuimos capaces de comprender en su momento, el Brexit, y que cobra ahora su auténtico significado, cuando observamos las fotos de las juergas que el primer ministro se corría en el 10 de Downing Street en pleno confinamiento. Los ingleses tienen lo que votaron y nosotros también, por cierto. Según el ranking de los 23 países más ricos del mundo que publica esta semana The Economist, solo España ha gestionado la pandemia peor que Reino Unido.

    Las paradojas nos enfrentan al hecho de que nuestra capacidad de percepción es bastante limitada. Véase el celo con el que seguimos las cifras de la pandemia, como si del tira y afloja de la incidencia dependiese nuestra vida, mientras obviamos números bastante más elocuentes. Según el Observatorio del Suicidio en España, en 2020 murieron 84 españoles menores de 30 años por Covid y 314 por suicidio en esa misma franja de edad. 146 por Covid y 314 por suicidio entre los españoles de 30 a 39 años. 346 por Covid y 754 por suicidio entre los 40 y los 49. Lo que podríamos llamar la “paradoja del confinamiento” consiste en la tupida y a menudo estúpida maraña de regulaciones que demandamos, cuyo objetivo aparente es salvar vidas, sin que siquiera reparemos por un momento en lo que realmente vale la vida, dando la espalda al hecho de que son demasiados los nuestros que sucumben ante el peso de la existencia.

    Paradoja igualmente es estar en campaña electoral y que nadie esté hablando a los votantes de su programa; que quienes callaron y otorgaron presuntas financiaciones ilegales en 2017 sean ahora quiénes las denuncian; y que la mayoría de los partidos localistas de nueva y advenediza creación se abstengan de formular soluciones de fondo al problema de la despoblación, cuestión tan existencial para ellos como para sus votantes. Y ¿qué decir sobre la paradoja de que precisamente sea el ministro de Agricultura el que se encargue de arruinar al sector, solo superada por el hecho de que el encargado de salir de gira para apagar el incendio sea el bombero torero Planas? Generan estas paradojas en nuestra realidad un vacío de sentido y coherencia que dificulta, pero estimula su estudio. Por eso me aferro estos días a la contemplación de la paradoja de Curry, un mago aficionado de Nueva York que, en 1953, tuvo la idea de cortar una figura y volver a colocar sus partes de tal manera que formase de nuevo la figura original, pero con un hueco vacío en el interior de su perímetro.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png