26 enero 2022
  • Hola

Pandémico desconcierto

02 dic 2021 / 03:00 H.

    Reina el desconcierto ante la pandemia. Las cosas no están saliendo tan bien como nos dijeron que saldrían, cierto. Los contagios suben, cierto. Pero tampoco es para entrar en ‘modo pánico’.

    Cuando arrancó la vacunación en España pensamos que estábamos ante el remedio definitivo para vencer al virus. Nos prometieron que con un 60-70% de la población vacunada alcanzaríamos la inmunidad de rebaño y que entonces podríamos recuperar nuestra vida normal. A la vuelta de un año hemos comprobado que no es así.

    Llegamos al 70% en agosto y estamos ya por encima del 80% de españoles con la pauta completa (el 90% si nos limitamos a la ‘población diana’ mayor de 12 años), y un 10%, los más vulnerables, han recibido una dosis de refuerzo, sin que ese porcentaje de inmunización haya conseguido librarnos de la sexta ola que sigue creciendo en altura.

    Ahora estamos con la tercera a los mayores de sesenta, y pronto arrancaremos con la vacunación a los menores de doce años. Y en el horizonte de unos meses, el cuarto pinchazo para protegernos contra la variante ómicron, que ya ha puesto a todo el mundo de los nervios por su alta capacidad de contagio.

    Tanto el Gobierno de Sánchez como la Junta de Mañueco recomiendan prudencia, mascarilla y vacuna al que le falte. Seis autonomías exigen el pasaporte covid para entrar en locales públicos y otras once, entre ellas Castilla y León, se niegan a aplicar de momento más restricciones. Casi todos los expertos y casi todos los responsables sanitarios son partidarios de doblegar a los ‘antivacunas’ con medidas legales, pero nadie se atreve a ponerle ese cascabel al gato. Aquí, en la Meseta, el que no quiere no se inmuniza y puede hacer exactamente lo mismo que un paisano con la dosis de refuerzo.

    No hay una explicación convincente de por qué están creciendo tanto los contagios con un tan alto porcentaje de población inmunizada. Tampoco conocemos con certeza el mecanismo que hace subir y bajar las olas o por qué el virus avanza más según qué provincias o regiones.

    En España todavía no hemos perdido los nervios, como en otros países de Europa: aquí se trata más bien del eterno espectáculo de la descoordinación entre autonomías, de la dejación de funciones del Gobierno de la nación y de un baile de criterios según los diferentes tribunales. En la UE ya han comenzado a encerrar otra vez a la gente, como si estuviéramos en lo peor de la primera y mortal oleada de coronavirus mientras aquí, la verdad, no se sabe muy bien dónde estamos, de dónde venimos y a dónde vamos.

    Sí podemos tener algunas cosas claras. La primera, que la vacuna funciona. Cualquiera de las marcas que se han aplicado protege a las personas y consigue que, o no se contagien, o que padezcan la enfermedad en su versión más suave. Queda todavía un mínimo porcentaje de afectados que acaban falleciendo o en la UCI, pero son seis u ocho veces menos que los casos graves de no vacunados.

    Otro asunto importante y evidente: no hay que perder los nervios ya que la variante ómicron no parece tan fiera como la pintaban y no hay que tomar medidas destructoras de la economía mientras los hospitales estén en una situación de normalidad, pudiendo atender con todas las garantías a los enfermos y sin que la pandemia interfiera en la atención a otro tipo de dolencias. Tanto el Gobierno como la Junta han apuntado desde hace tiempo que la saturación hospitalaria sería la referencia tras la inmunización masiva, pero a veces se les olvida.

    Y por último: no hay que bajar la guardia en la vacunación y hay que seguir presionando para que todo el mundo se pinche. Y el Gobierno ya está tardando en ofrecer herramientas legales para que las autonomías puedan acorralar a los antivacunas.

    A ver si alguien pone un poco de concierto entre tanto desconcierto.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png