27 septiembre 2020
  • Hola

Mucha tila y palomitas

14 feb 2020 / 03:00 H.

Supongo que estarán todos ustedes disfrutando el espectáculo de la actualidad. En el periódico, en la radio, en la tele o en Internet, los protagonistas de la vida política nacional no dejan de sorprendernos con sus ocurrencias. La muy larga lista de noticias pasmosas y acontecimientos increíbles hay que recibirla con una tila mejor que con un café, o mejor con palomitas, como en el cine. Y sobre todo, con mucho humor.

Mientras el ministro Ábalos se ha convertido ya en profesional de la payasada, con una nariz de metro y medio en lugar de la tradicional pelota de pimpón roja, los de Podemos comienzan a enseñar la patita y aportan los primeros gozosos chascarrillos a la comedia nacional. El encargado de abrir la función por parte de los comunistas ha sido Íñigo Errejón, el de la beca ‘black’ que cobró 1.800 euros al mes sin aparecer por la Universidad, elaborando un estudio sobre la vivienda en Málaga, ciudad que no pisó porque vivía en Madrid. Se trata del mismo personaje al que han señalado como coordinador de las remesas de dinero que los gobiernos corruptos de Maduro en Venezuela y Evo Morales en Bolivia entregaron bajo cuerda a Podemos para promocionar el comunismo bolivariano en España. Pues bien, este chaval será el presidente de la Comisión Anticorrupción del Congreso de los Diputados, para investigar, entre otros asuntos, la trama corrupta que desvió dinero desde Bolivia y Venezuela a un determinado partido español, de color morado. Imagínense las sesiones: Errejón formulando las preguntas como presidente de la Comisión y corriendo enseguida al estrado para contestarlas como sospechoso. Una escena muy cinematográfica.

Al mismo tiempo, en Cataluña continúa el sainete. A los cuatro meses de ser condenados a penas de entre nueve y trece años de prisión, más de la mitad de los golpistas están ya disfrutando de libertad. Otra escena llena de mensaje moral, que nos permite asistir alborozados a la versión separatista de la Gran Evasión, con algunos cambios en el guion: Alcatraz ha sido sustituida por Lledoners y a los secesionistas no les ha hecho falta excavar túneles porque las propias autoridades de la golpista Generalidad les han concedido permisos los días entre semana, para trabajar, cuidar a la abuela y alimentar a los gorriones del parque Güell. Pronto saldrá también Junqueras de permiso para ejercer de monaguillo, aprobarle los presupuestos a Sánchez y seguir maquinando para expulsar a España de Cataluña, todo muy edificante y muy de reinserción social.

El espectáculo nos llega también desde el parlamento de Estrasburgo, donde una compañera de los presidiarios catalanes, la fugada Clara Ponsatí, se estrenó este martes como europarlamentaria asegurando que los Reyes Católicos fueron la inspiración del genocidio antisemita de Hitler. Y no había bebido (dicen). Le faltó asegurar que Carlos III provocó la extensión de la alcoholemia por toda Europa con su coñac. Hay que perdonarla porque era su primera vez...

En fin, la comedia catalana no deja de ofrecer gags desternillantes. El penúltimo, protagonizado por la alcaldesa de Vic, Anna Erra, que lanzó una exhortación a los catalanes “autóctonos” para que hablen en catalán a personas que “por su aspecto físico o nombre no parezcan catalanes”. No dejó claro si en su ciudad a los que no sean catalanes de raza les van a pegar una estrella de cinco puntas en el pecho y les van a tratar como en tiempos de los Reyes Católicos o de Hitler.

Y en Castilla y León también estamos de verbena. No se lo pierdan: tenemos a funcionarios granujillas de la Consejería de Fomento vendiendo los todoterrenos usados a precio de chatarra a otros cuantos granujillas que los revenden por ocho mil o diez mil euros. Todo ganancia. Y en Sanidad, las oposiciones a médico de Familia parecen un coladero de filtraciones, con opositores que no fallan una y casualmente son parentela del tribunal.

En fin, que otra tila y un saco de palomitas, por favor.