28 octubre 2020
  • Hola

Miedo

    Aburrido, pero atento, repaso los titulares de un popular diario digital. “Hay que tomar el control de la pandemia”, dice uno de ellos, reflejando las palabras del ministro de Sanidad. Bueno, no parece difícil aceptar lo que se dice en esa expresión. Pero otra cosa es lo que se quiere decir: que no se ha tomado el control de la pandemia, o que no se han puesto los medios necesarios para controlarla.

    Y se arma el follón. El ministro Illa presiona para que se confine Madrid pidiendo a las autoridades de la Comunidad madrileña que hagan caso de lo que les dice la ciencia. Nuevamente las inferencias se despiertan: ¿quiere insinuarse que hasta el momento no se ha atendido a la ciencia, sino a otros tipos de razones?

    Emilio Bouza, del Gregorio Marañón y portavoz del grupo Covid, presenta la dimisión. En contra de lo acordado en la constitución de dicho grupo, otra vez ha habido injerencias políticas en asuntos técnicos (o científicos). No han pasado ni dos días desde su nombramiento. También pertenecen al grupo Covid el ministro Illa, Carolina Darias, Ignacio Aguado y el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz. A ver qué hacen ellos. Especialmente si, como anuncia otro periódico digital, Sanidad está planeando cómo intervenir sanitariamente Madrid ante la gravedad de la crisis del coronavirus.

    Ante la gravedad de la situación, se dice. Gravedad que los ciudadanos sentimos cercana, asociándola motivadamente a la incertidumbre, al desconocimiento, al miedo. Y las tácticas partidistas siguen dominando el panorama, todo ello mientras los ciudadanos enferman, mueren, se arruinan (son palabras de Zarzalejos). Y el miedo se extiende, como es normal. Y –perdón por la frivolidad– el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. “Todo es ruido para el que tiene miedo”, señalaba el novelista, ensayista y dramaturgo francés Georges Bernanos. Pues bien, dando por descontado que buena parte de nuestros mandatarios van a trabajar para colmar sus objetivos propios y van a olvidarse de hacer la vida más justa para los ciudadanos, olvidemos el miedo (hasta donde sea posible), que es un arma primitiva, pero lamentablemente eficaz. En su ‘Poema poco original del miedo’, el poeta portugués Alexandre O’Neill advertía así: “Pienso en todo lo que el miedo causará y me da miedo, que es justamente lo que el miedo espera de mí”. Actuemos, pues: la mayor equivocación que puedes perpetrar en esta vida es estar temiendo continuamente que vas a cometer un error.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png