20 enero 2022
  • Hola

Lo sabían, Sánchez lo sabía

05 dic 2021 / 03:00 H.

    Lo sabían. Sabían que estábamos ya inmersos en una pandemia de grandes proporciones y no solo no hicieron nada, sino que incitaron al contagio masivo y arremetieron contra quienes lanzaban voces de alerta. Las declaraciones de Yolanda Díaz confirmando esa cruda realidad no vienen sino a ratificar la responsabilidad dolosa, rayando en lo criminal, del Gobierno de Sánchez en los días previos a las multitudinarias concentraciones del 8 de Marzo de 2020. Lo grave del reconocimiento por parte de la vicepresidente del Ejecutivo es que nadie está en la cárcel, o al menos procesado, por los hechos que están en el origen del brutal coste sufrido por España en vidas y en descalabro económico.

    Lo sabían porque la Organización Mundial de la Salud había decretado la alerta sanitaria internacional semanas antes. Lo sabían porque en Italia estaban sufriendo ya miles de contagios y cientos de muertes a causa del coronavirus. Lo sabían porque la ministra de Trabajo lanzó una guía con fuertes medidas de seguridad para impedir la propagación de la enfermedad, y sus compañeros del Gobierno arremetieron contra ella, no porque no creyeran en las alertas, sino porque pusieron por delante su ideología radical ‘de género’. Para Pablo Iglesias e Irene Montero, lo más importante era una demostración de fuerza ‘antimachista’ el 8-M, y para Sánchez, al que le da igual arre que so en este como en otros tantos asuntos, lo fundamental era contentar a sus compañeros de Gobierno.

    Lo sabía la OMS, lo sabían los expertos y lo sabíamos algunos porque era muy fácil saberlo solamente con seguir la actualidad.

    En estas mismas páginas escribí el sábado 7 de marzo (la columna salió publicada en LA GACETA el día 8): “Los datos indican que la progresión del virus no está controlada en España. Van diez muertos y más de cuatrocientos positivos. Se producen ya contagios masivos, como los sesenta afectados tras un funeral en Vitoria. Vamos por el mismo camino que Italia, donde tienen ya 6.000 casos y 230 muertos, con el país paralizado tras haber adoptado inicialmente la misma actitud de tranquilidad y pasividad que mantiene ahora el Gobierno. Los italianos se equivocaron antes que nosotros, pero parece que no hemos aprendido nada”.

    En esos días el Gobierno sanchista-comunista aseguraba que el virus estaba “en fase de contención”. Sánchez y su escudero Illa mantuvieron esa teoría hasta un cuarto de hora después de terminar las manifestaciones en las que cientos de miles de mujeres y hombres se habían echado a las calles de todas las capitales de España. En esa misma columna avisaba: “El Gobierno tenía hoy domingo [día 8] una buena oportunidad para demostrar su sensibilidad con la epidemia adoptando alguna medida para evitar el contagio en las manifestaciones del Día de la Mujer que se prevén multitudinarias. No lo ha hecho. Ni siquiera ha pedido que se queden en casa las mujeres y hombres con algún síntoma. Parece que el alineamiento sin fisuras con ideología de género está muy por encima de la defensa de la salud de todos los españoles”.

    También he defendido en repetidas ocasiones que el 8-M fue clave a la hora de convertir a España en uno de los peores países del mundo (en la primera ola, el peor) en cuanto a muertes, contagios, número de sanitarios afectados, caída del PIB y crecimiento del paro. La incapacidad del Ejecutivo para comprar material de protección (recordemos que el portavoz gubernamental llegó a pedir que no nos pusiéramos mascarilla) y la descoordinación entre las administraciones han hecho el resto.

    Ahora, tras esas declaraciones tan reveladoras como ‘inoportunas’ para sus compañeros, que han dejado al Ejecutivo de la nación con las posaderas al aire, ya sabemos todos que lo sabían.

    Eso sí, aquí no pasa nada. Nunca pasa nada.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png