05 diciembre 2019
  • Hola

Leer es una vacuna

15 nov 2019 / 03:00 H.
Santiago Juanes
El bestiario

El Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca acoge esta tarde la presentación del libro “Bajo pluma de mujer” escrito desde la correspondencia de Unamuno con mujeres de su tiempo. Todo tipo de mujeres, dicen Ana Chaguaceda, Josefina Cuesta y Adriana Paíno, que están en el lío de este trabajo. ¿Era feminista don Miguel? A su modo y para su tiempo, sí, hoy le sobrepasarían algunas ideas. Esta semana, Isabel Calderón y Lucía Litjmaer trajeron al Juan del Enzina su “Deforme Semanal” en el que no falta el zurriagazo a diestro y siniestro, la ironía, lo ácido, la ternura... y un retrato feroz de esas feministas radicales que terminan por echarnos en cara a los varones todo de todo. Me hago devoto del DF de Isa y Lucía, como lo soy de María Galiana y no por ser la eterna abuela de “Cuéntame”. Fue profesora antes que actriz, “Goya” por su único papel protagonista, “Solas”, y ahora aterriza en Salamanca esta tarde con “El Mago”, de Juan Mayorga, que mañana protagonizan un encuentro con público y gentes del teatro. Soy devoto de la Galiana por su naturalidad, esa naturalidad que tanto se echa en falta en teatro, cine o televisión, y en la vida en general, y no digamos la política.

Carlos de Hita, recopilador de sonidos de la naturaleza con los que confecciona sinfonías o paisajes sonoros, sabe mucho de naturaleza y naturalidad. Esa naturalidad con la que los salmantinos acogemos los disfraces universitarios en sus fiestas –hoy es San Alberto Magno—e incluso el Fin de Año Universitario (antigua Nochevieja Universitaria) que esta semana se presentaba. Ya Cervantes en “La Tía Fingida” retrató el modo de ser de nuestros estudiantes y la Corporación anterior lo copió en el Corrillo, junto a la Puerta de Ganapanes de San Martín, donde se sentaban los pobres esperando que algo del mercado les cayese, pero también los estudiantes –hambrientos como lobos—aguardaban su oportunidad al caer la noche. Álvaro Juanes y Fernando Castaño presentaron la fiesta (12 de diciembre) y uno pensaba que se perdona el bollo (500.000 euros de negocio y un formidable impacto mediático) por el coscorrón (suciedad y algunas escenas poco gratificantes. Tras esa puerta de San Martín en la que el santo comparte su capa, este domingo actúa un grupo ugandés, “Abba Taano”, surgido de un orfanato, que canta para hacer visibles muchas carencias. Es un grupo formidable y hacen unas versiones entre el gospel y lo étnico que no dejan indiferentes. Anímese a pesar del frío, del viento, la nieve o la lluvia que nos anuncian los partes del tiempo. Invierno, se decía antes.

Inevitable recordar en la presentación del Salón del Libro Infantil y Juvenil de Salamanca a la desaparecida Fundación Germán Sánchez Ruipérez. El sábado 23 noviembre hay una actividad denominada “Cocinar con cuentos”, o sea, la cocina encuentada, que llega a la vez que comienzan a aparecer los libros “navideños” en las estanterías. Se ha reeditado “Historia de la Gastronomía”, de Néstor Luján, imprescindible, con los ecos de la gran fiesta de la hostelería que abrió la semana. Tras ese salón está La Sal, o lo que es igual Noelia Carioca, Marieta Monedero, Raquel López, Luismi Cencerrado, Fernando Rubio, Josetxu Morán, Fernando Saldaña, Juanvi Sánchez, Elisa Yuste o Isabel Sánchez, pero llevan del brazo a mucho librero y librera, gentes de las artes escénicas, de la música y el cine, y a cualquiera que crea que la lectura infantil y juvenil tiene el efecto preventivo de una vacuna. Con esto don Miguel estaría plenamente de acuerdo.