Borrar

Ladran, luego cabalgamos

Lunes, 14 de junio 2021, 05:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Anima y levanta la moral comprobar cómo el centro de Salamanca vuelve a latir. El trajín de las terrazas y los turistas inmortalizando los principales monumentos nos retrotrae a tiempos mejores. Aquellos que parecen lejanos y no lo son tanto. Esa época en que la ciudad batía mes a mes el récord de visitantes. Este verano seguiremos sin contar con los añorados extranjeros. Se volverá a echar de menos a los estudiantes de español. Por ello es fundamental poner el foco en el mercado nacional. Competir por ese turista cercano al que no le seduce el plan de sol y playa y prefiere una alternativa de interior. Un visitante que, a buen seguro, va a tener muchas ‘novias’. No queda otra que espabilar, tirar de imaginación y lanzarse a su ‘caza y captura’.

Con esa idea nació hace unos meses la iniciativa ‘2x1. Redescubre Salamanca’. Una fórmula del Ayuntamiento para subvencionar una noche gratis al turista que pase al menos dos en la capital del Tormes. Un aliciente para el viajero a la vez que se dinamiza un sector muy castigado por la pandemia. El éxito ha sido rotundo. Las reservas se han disparado, la estancia media se ha incrementado y el ambiente que se vive en la ciudad durante los fines de semana comienza a parecerse al de la época precovid. No olvidemos que esos visitantes no solo dejan dinero en el hotel. También lo hacen en restaurantes, bares, museos, tiendas de embutidos o de recuerdos.

Hay algunos a los que les jode que Salamanca pusiera en marcha esta iniciativa que, sorprendentemente, no se ha visto en otros puntos de España. Solo así se explica el comunicado que el jueves envío una asociación de hostelería que dice agrupar a medio centenar de establecimientos hoteleros salmantinos, cuando no representa ni a cinco. Ni cortos ni perezosos arremetieron contra la iniciativa del 2x1 mezclando churras con merinas sacando a colación la exigencia de una rebaja del IBI. Resulta insólito que una agrupación que dice contar en sus filas con profesionales de este ramo esté disgustada porque a sus propios compañeros les vaya bien. Se suele decir que quien se pica ajos come. Mejor sería que reclamaran a sus respectivos ayuntamientos, entre ellos al del holgazán de Óscar Puente, que se pusieran las pilas y apoyaran decididamente a su sector como otros sí lo han hecho.

Estamos en un momento clave en el que no se puede perder el tiempo con piques absurdos e insanas envidias. Debemos remar en la misma dirección y establecer sinergias que nos permitan ser más fuertes. Todo con el objetivo de que el viajero permanezca el mayor tiempo posible poniendo a su disposición un amplio abanico de opciones. Hay que erradicar, por ejemplo, la falsa creencia de que Salamanca es solo un destino de fin de semana. Si previamente descubren que la provincia tiene un sinfín de alternativas de turismo patrimonial y de naturaleza, que pueden hacer una de las rutas senderistas más espectaculares de Europa como es el Camino de Hierro o que tienen la oportunidad de visitar una ganadería de bravo para sumergirse en la cría del toro, entonces su perspectiva puede cambiar. Salamanca ya no sería solo la escapada exprés de dos días, sino también un destino muy sugerente para un largo puente o incluso para unas vacaciones de una semana. Hay que abrir la mente, ya que por desgracia sigo escuchando a más de uno con una cerrazón mental soberana que no es bueno enseñar imágenes de piscinas naturales, por ejemplo, “no siendo que se nos llenen de forasteros”. Pues si se llenan de visitantes, abramos un bar y pongamos un pequeño puesto con productos típicos. En estos tiempos que corren las presuntas amenazas hay que transformarlas en oportunidades.

Guste o no, gran parte de nuestra actividad económica depende del turismo y eso nos obliga a ser creativos y explorar nuevos caminos. Si a otros les molesta, seguramente es porque las cosas se han hecho bien y, mientras algunos destinos no consiguen remontar, Salamanca vuelve a florecer. Ladran, luego cabalgamos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios