16 julio 2019
  • Hola

La sombra de la impotencia

11 jul 2019 / 03:00 H.

La perspectiva es lo mejor que hay para la mente, la mejor gimnasia para que los neurotransmisores estén en forma. Hoy, por desgracia, las prisas, la inmediatez, y el culto a una imaginaria vida eterna, nos han hecho renunciar a la perspectiva. Nos perdemos el decorado y, por tanto, toda posibilidad de mejora se desvanece. Sin perspectiva no hay reflexión; sin reflexión, nos hallamos ante el inmenso vacío de la nada. Personalmente, la perspectiva me aporta serenidad y un plus de inteligencia o, mejor dicho, de visión global, nuestra mayor carencia en estos tiempos ranciamente modernos, enjaulados en imágenes que se entierran unas a otras...

Creo que los políticos —todos, y no digamos los nuevos, los “regeneradores”— deberían tomar vacaciones, pero para coger perspectiva, para abrir sus estrechas mentes y refrescar las gestiones del país, de las regiones, de las ciudades...

Si nos centramos en lo más cercano, la ciudad —y por tanto Salamanca— podemos sentir una absoluta falta de perspectiva que da lugar a muchas otras, de compromiso ciudadano y, lo más importante, de falta de compromiso con el futuro. La inmediatez impide todo desarrollo, lo que ha degenerado en una rutina que nos tiene balanceándonos peligrosamente sobre el colapso.

Piensen en Salamanca más allá de las tapas, en su Universidad, castrada por la mediocridad y la endogamia; piensen en nuestra potente agricultura, todo un privilegio fuera del mundo digital pero rehén de la subvención y la falta de verdaderos amantes de la naturaleza, mucho cambio climático, mucho animalista de salón, pero el campo que lo trabaje Rita...; y piensen en la Salamanca, en la región ¿vaciadas? no, vaciadas no, vacías, sin pulso, sin criterio... Es la corrupción de la indiferencia la que nos ha traído hasta esta Salamanca desaparecida, sin sitio en el mapa, sólo en nuestro corazón y en la memoria. Y en el doloroso brillo que da la perspectiva de conocer sus lastres, lo cual no es más que la alargada sombra de la impotencia.