26 septiembre 2022
  • Hola

La semana que viene

Santiago Juanes
El bestiario

Se aproximan horas muy intensas e interesantes que harán que la fiesta de Santa Teresa de Jesús quede disuelta en la actualidad. Juan Francisco Blanco hablará en la Casa Lis de la mujer rural, que celebra su día coincidiendo con la fiesta teresiana, que se vive en Alba con devociones taurinas y religiosas. La mujer rural sabe muy bien de qué va la despoblación, el vaciado de la España profunda hasta que el cambio climático anegue las costas y se busque el interior y nos repoblemos. Hay que leer “Tierra de mujeres”, de María Sánchez, que estuvo hace poco en Salamanca, para entender el papel de la mujer rural actual en ese espacio que llamamos campo: “Las mujeres siguen estando ahí, aunque sean invisibles”, ha escrito. Aquí está la clave. Y Santa Teresa lo sabía. La llama de la doctora de las Letras no se apaga.

Desvelar los misterios simbólicos de la llama es el asunto que lleva a Antonio Colinas al Liceo para hablar de ello en la apertura de un encuentro poético en Salamanca. Teresa era escritora, en verso y prosa, siempre con la pluma en una mano y el libro en la otra en un mensaje claro a sus monjas y a quienes la conocían. Leed. Leer nos hace libres. Y sabios. O críticos. Y obligaba a leer a sus monjas en los conventos, donde nunca faltaron libros a pesar de los hombres de la Inquisición, como no faltaron pucheros ni espacio para la meditación. Al final de esta semana intensa e interesante se abrirá la Feria del Libro Antiguo y Ocasión en la Plaza Mayor, que es la plaza de todos, la catedral civil de los salmantinos, con sus santos y santas expuestos, y de cuyos altares exhumamos a Franco y lo metimos en una caja al rincón de pensar. Ya no es vecino de Santa Teresa, a la que se veía incómoda, y después de lo del brazo, todavía más. Cuántos libros se perdieron en aquella guerra que destrozó España y llevó al exilio a muchos. Hubo fuga de cerebros en aquellos años y se hablará de ello esta semana en el Centro Documental de la Memoria, con presencia, entre otros, de Manuel Rivas. La maravillosa película “La lengua de las mariposas” se inspira en un cuento suyo y narra la relación de un maestro y un alumno. El mismo Rivas que ha dejado escrito que “El periodismo es un cuento”, lectura obligada en el oficio y la profesión, tan obligada como la de las crónicas de esta semana, hecha de sentencias y mentiras. El Joglars ha representado “Señor Ruiseñor”, que habla de crear un pasado falso para confeccionar una identidad, y casi a la vez, Morfeo Teatro, en Béjar, interpretaba discursos y sonetos de Quevedo que ponían en evidencia cómo los golfos gobiernan el mundo. Al final, la realidad lo teje todo para dar a luz una actualidad que cada uno acaba viendo como quiere o le gusta, aunque siempre hay algo que ilumina el cuadro como la lámpara del “Gernika” de Picasso o como lo hijo Jesús Vidal, actor de “Campeones”, en la gala de los premios Goya con su discurso sobre la diferencia, y que esta semana estará en Salamanca. Con la que va a caer.

Esperamos de esta semana, también, que llueva, conjurada la lluvia con el otoñal desfile del Corte Inglés en el Casino; que aprendamos a entendernos mejor tras escuchar a Vicente del Bosque y Santiago Martín, “El Viti”, en el Colegio de Abogados, que festeja así a Santa Teresa, o que comprendamos mejor la vida que vivimos escuchando a expertos, como nuestro Francisco Vara, hablar de cuidados paliativos. Pero, ya le digo, de esta semana esperamos cualquier cosa.