28 septiembre 2021
  • Hola

La mudanza

13 sep 2021 / 03:00 H.

    Hoy comienza otro importante empujón de la madre de todas las mudanzas, la del Virgen de la Vega al nuevo Hospital de Salamanca. Y con ella se diría que nuestra Sanidad provincial, a menudo provinciana, entra por fin en el siglo XXI, con 21 años de retraso. Se diría que, con estas nuevas instalaciones, homologables finalmente a las de muchas otras capitales, comenzamos a recibir una de las contraprestaciones por las que pagamos impuestos. Podría decirse incluso que nuestra salud colectiva tiene ahora mejores cartas. Pero cambiar de escenario, aunque el cambio sea bienvenido en términos superlativos, no garantiza que ganemos esa partida. Recuerdo con especial horror alguna tarde de verano en el servicio de Urgencias del Clínico, con la sala de espera a reventar y sin aire acondicionado, una situación de hacinamiento de pacientes tercermundista. No sé si la causa era la falta de recursos, la mala organización o el mal uso que hacemos del servicio. Ha tenido que llegar una pandemia global para que guardemos una sana e higiénica distancia que, tratándose de enfermos, debería guardarse siempre. El caso es que quizá el nuevo hospital borre para siempre escenas como esa, pero no creo que pueda hacer mucho, por ejemplo, por la escasez de médicos. Ni mejorará las condiciones en las que trabaja el personal de enfermería. ¿Borrará las listas de espera? ¿Evitará que los mismos médicos que trabajan en el hospital te atiendan más rápido si vas a la consulta privada que tienen por la tarde? ¿Estará preparado para la próxima pandemia? ¿Albergará espacios de investigación y tratamientos experimentales para que nuestros enfermos no se vean obligados a trasladarse a Madrid en busca del último avance? ¿Facilitará la atención sanitaria a la población rural? Y, sobre todo, ¿comenzará a contemplar la medicina preventiva? Porque, de lo contrario, nuestra sanidad permanecerá anclada en el siglo XX, ya tan lejano. Además de hospital, necesitamos política sanitaria.

    Lo explica muy bien Valentín Fuster, cardiólogo español, directivo del Hospital Monte Sinaí de Nueva York y más recientemente nombrado director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Se le da tan bien explicar las cosas que Barrio Sésamo se inspiró en él para crear la marioneta del Doctor Ruster, que educó a una generación de niños en costumbres saludables. Y lo que explica en sus conferencias es que la enfermedad se ha vuelto demasiado cara para nuestras sociedades, que nuestro sistema sanitario centralizado se ha convertido en una mole de trabajo en cadena despersonalizada, tan masivo que pierde efectividad. La investigación más valiosa es ahora aquella que trata la enfermedad antes de que se produzca. El mejor euro invertido en Sanidad, en el siglo XXI, es aquel que se dedica a prevenir el mal, ayudando a modificar los hábitos de actitud, de movilidad, de nutrición y de gestión del estrés. A la consejera Casado la veo, en todo caso, en las antípodas de estas preocupaciones. Ni ha estado a la altura en lo que más nos importa a todos (la salud) cuando más lo necesitábamos (la pandemia), ni ofrece una visión sobre la sanidad de nuestro tiempo. Su denostado plan se basaba en un intragable cierre de consultorios rurales. Es lo único que se le ocurrió y no hay quien apoye eso. Castilla y León tiene 2.248 municipios y el 80% de ellos suma menos de 500 habitantes. A la población de más edad, la que más necesita los servicios sanitarios, cuadrar citas por teléfono o a través Internet le resulta casi imposible. Y ser trasladados a otras localidades para recibir tratamiento insoportable. Estamos ya en el año 21 del siglo y no podemos permitirnos perder más tiempo con la estrategia del cangrejo, que en lugar de llevarnos hacia adelante nos devuelve a un tiempo en el que en el campo se vivía sin médicos. Casado quería dejar a nuestros pueblos a merced de brujos y curanderos. Para avanzar, quizá sea necesaria alguna mudanza más: la de la propia consejera.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png