25 mayo 2022
  • Hola

La elegancia de un expresidente

23 ene 2022 / 10:45 H.
Ver Comentarios

M ARIANO Rajoy ha escrito un interesante libro, que presentará mañana en los salones del Casino de la capital salmantina, de la mano de Fundación Gaceta, en el que tiene relevancia tanto de lo que habla, en su caso de política para adultos, como de lo que no habla: no hay chismes, ni venganzas, ni secretos desvelados, ni cobro de facturas a quienes le sucedieron en el PP ni a quienes le criticaron como presidente del Gobierno de España.

Es muy de agradecer que un ex político mantenga la compostura en estos tiempos donde venden más los cotilleos que las ideas, donde cada libro político constituye siempre una autorreivindicación, y casi siempre un desquite, una revancha y un “ya os lo dije”.

Rajoy deja a un lado toda esa morralla y, desde la elegancia, viene a señalar los grandes males de la política en España y el mundo, que no son otros que la simplificación, la sustitución de la racionalidad por las emociones y el ascenso de los populismos en detrimento de esa democracia liberal que tanto progreso ha traído al planeta en los últimos ochenta años. El gallego ejerce de analista, más que de referente moral. Eso se lo deja para otros ex presidentes del Gobierno de España, que andan por ahí dando lecciones, con escasa fortuna, por cierto.

Tenemos a Felipe González, convertido en la imagen del socialismo auténtico, pero auténtico para las derechas y no tanto para quienes fueran sus compañeros en el PSOE. Durante veintiséis años ha intentado ejercer como conciencia crítica y guía de sus retoños, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez, pero no ha tenido (no hemos tenido los españoles) la fortuna de que le hicieran el más mínimo caso. A veces incluso ha ejercido de oposición cuando los desmanes de ambos mandatarios han rebosado todos los límites de la decencia y del juego democrático, cosa que ha ocurrido demasiado a menudo. Pero sus sabios consejos han sido como voces en el desierto. Al final, en el corazón de González ha podido más el hecho de ser socialista, condición que lleva inherente el odio al PP, que sus propias convicciones, y eso le ha llevado a silencios y presencias al lado de los dos ‘figuras’ bastante vergonzosos.

José María Aznar tampoco ha resistido la tentación de ejercer de líder moral de los populares en estos dieciocho años que lleva retirado de la política activa. De forma más consciente que ningún otro expresidente, Aznar ha intentado siempre marcarle la línea a Rajoy primero y a Pablo Casado después, utilizando el altavoz de la Fundación FAES, a veces incluso con algún éxito. El madrileño mantiene todavía en alto la bandera del “PP verdadero”, y bajo sus consignas se mueve una facción del partido, cada vez menos numerosa. Los populares han pasado de las esencias aznaristas al oportunismo casadista, pasando por el pragmatismo rajoyano, y el laboratorio ideológico de FAES cada día tiene menos predicamento.

¿Y qué decir de Zapatero? Pues que constituye el polo opuesto a Rajoy, con su activismo prochavista. De hecho, el leonés ha conseguido convertirse en referente político internacional, pero no de los socialistas, sino de los populismos comunistas de España, lo cual le sitúa no muy lejos de Sánchez, al que alaba sin recato. Zapatero es el ejemplo paradigmático del buenismo progre que ha acabado como lacayo de las dictaduras bolivarianas y que, tras dejar a España partida en dos y al borde de la quiebra, todavía se permite dar lecciones.

Ayer mismo estuvo en Salamanca para fustigar a Alfonso Fernández Mañueco, con el supuesto propósito de impulsar a Luis Tudanca. Sospecho que cada palabra suya de apoyo le ha quitado un puñado de simpatizantes al candidato socialista. Si Tudanca quería arañar votos, más le hubiera valido traer a González. Aunque seguramente el sevillano no se habría prestado.

Mariano Rajoy ejerce de analista, y al contrario que otros ex, no quiere marcar la línea ideológica de su partido
Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png