12 junio 2021
  • Hola

La conversión de Igea

07 may 2021 / 03:00 H.

    Desde ayer jueves Castilla y León ya puede ser declarada oficialmente ‘territorio ayuser’, al menos en lo respectivo a horarios de hostelería y movilidad. En esta tierra mesetaria tan pronto estamos liderando a las comunidades restrictivas como encabezamos el grupo de las tolerantes. Ahora militamos en el segundo grupo y estamos a muerte con Ayuso y sus políticas liberales.

    A lo largo del este año largo de lucha contra el coronavirus hemos venido sufriendo vaivenes y cambios de criterio, casi siempre sin explicación y nunca con fundamento. Vaivenes que responden a la lucha entre las dos almas que convivían en la Junta: por un lado la aperturista liderada por Alfonso Fernández Mañueco, y por el otro la cierrabares encarnada en Francisco Igea y Verónica Casado. Esa división la hemos certificado esta misma semana, cuando en unos ámbitos se imponía el presidente, y se anunciaba el fin del toque de queda y el perimetraje junto al alargamiento hasta las doce del horario de hostelería, y en otros mandaban el ‘vice’ y la consejera, que nos mantienen en el nivel máximo de restricciones de ese famoso semáforo que ambos manejan a capricho.

    Pero ahora ese equilibrio, que el presidente regional ha mantenido pese a tener la máxima autoridad, se ha roto con el cambio de bando del número dos.

    Desde ayer la Junta es más ‘ayuser’ que nunca, porque Igea, ex miembro del Club de los Cierrabares, ha sufrido una súbita conversión a la fe de los defensores de la libertad, de la apertura de establecimientos y de los horarios más amplios para la hostelería y el comercio. No ha sido un rayo ni una repentina aparición del Espíritu Santo lo que ha provocado que el ‘vice’ del Gobierno regional se haya caído del caballo, sino un hecho mucho más sencillo y vulgar: el recuento de votos en las elecciones a la Comunidad de Madrid.

    Ha sido el balance de los comicios, con esa tremenda victoria de Ayuso, ese PSOE sumido en la miseria, esa Unidas Podemos cuyo líder abandona cual rata el barco ante el naufragio y ese Ciudadanos desaparecido sin combate, lo que ha llevado a Igea a recapacitar y a entonar, en un artículo publicado en El Confidencial, su particular “mea culpa”. Ahora resulta que el gran defensor de prohibiciones, limitaciones y sanciones, el gran ejecutor de las medidas que han acogotado a la hostelería, el comercio, los gimnasios y en general a todos los ciudadanos de Castilla y León, se ha pasado al bando de los que desde hace un año venimos defendiendo la compatibilidad entre la salud y la economía. El bando de quienes, como Isabel Díaz Ayuso, intentan mantener vivo el tejido productivo y se niegan a aplicar restricciones sin comprobar su eficacia. El partido de quienes procuran mantener en todo lo posible la libertad mientras sea compatible con sostener la lucha contra la pandemia. El bando de quienes nos negamos a aceptar por las buenas que cercenen nuestros derechos fundamentales por sistema en lugar de aplicar todos los recursos posibles a frenar la enfermedad.

    Hay un párrafo de ese artículo en el que Igea hace lo que casi ningún otro político se atrevería a hacer en estos momentos: rectifica de plano. Dice así: “Quienes, por convicción, por responsabilidad y por oficio hemos optado en esta grave crisis por los cuidados, por la preservación de la vida y la salud, debemos reflexionar sobre qué significa este hecho. Este hecho no significa que la población prefiera la muerte y la desolación a la ruina. Este hecho tiene más que ver con la percepción, por gran parte de la ciudadanía, de que ambas opciones no eran incompatibles y que el Gobierno central estaba utilizando la pandemia como ariete político, en lugar de asumir sus responsabilidades de cuidar a la población”. Magistral.

    Y acaba: “Madrid ha gritado libertad, no cerremos nuestros oídos a ese grito”. Glorioso.

    Ahora solo falta que el vice Igea convierta a la nueva fe a la consejera Casado, y quizás veamos en los próximos días cómo ambos reniegan de la religión del semáforo y comienzan a poner una vela a la economía sin apagar la vela de la salud.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png