14 agosto 2020
  • Hola

Invertir en dignidad: Proyecto Hombre

30 dic 2019 / 03:00 H.
Isabel Bernardo Fernández
Esto son lentejas

Mañana, en nuestra casa del campo, el zumbo de la vaca ciega anunciará el 2020. Desde que lo supo está contentísima, regalona con su becerro entre las burras retozonas, ramoneando alguna rama que el ventarrón Elsa le ha arrancado a la encina, ensillando en su beldad bovina la templanza del invierno, en una dehesa sin parangón. Atrás quedará el diecinueve de babel, de la confusión catalana, del (sin)gobierno de Sánchez, de la España binaria, del grandilocuente grito de Greta gravitando como un mal agüero sobre nuestros oídos... ¡Tierra y cal, aprisa! –parece decir la ciega, mientras pone a prueba y afina el badajo del cencerro. Mucho se espera del 2020 y ella no quiere fallar. El 20 es número de renovación, de buenos juicios y presagios, de verdades emocionales, de vuelta a la naturaleza espiritual del hombre... y la realidad, por mala que esta sea, no puede ensombrecer cualquier atisbo de esperanza. Los silenciosos diálogos con mi vaca son de esos que dicen “energía limpia” y me llenan de ganas. Sí, dentro de dos días comenzará un nuevo tiempo donde habremos de creer que es posible cualquier suerte de “renovables”. En todos los sentidos: políticos, climáticos, sociales y mayormente HUMANOS. Y pongo esto con mayúsculas porque invertir en dignidad del hombre debería tener un grito más altisonante que el de los besugos atiborrados de plásticos. Y aquí es donde yo quería llegar. Manuel Muiños y Proyecto Hombre Salamanca en mi cabeza. Tan cerca y, sin embargo, tan lejos. La intolerancia, la mentira, la hipocresía... han querido quitarle bríos a un cura que recoge, abraza y cuida a los enajenados por la otra contaminación: la del alcohol, las drogas, las ludopatías... No sé si alguien ha pensado que esta gente no molesta afuera, en las calles, precisamente porque está dentro, en Proyecto Hombre. Para ellos serán los doce zumbos de la ciega. Doce tintineos que no habrán de ser fuegos de artificio sino hechos concretos. Queda abierto el buzón de ideas. Feliz 2020 para todos.