Borrar
Opinión

Lo que le dijo T. Swift a Sánchez

«La Pija y la Quinqui» le pidieron que la trajera a España y dijo que bueno, que quién pensaban que era. Ya lo sabemos

Sábado, 1 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A Óscar Puente es mejor preguntarle por Taylor Swift. Periodismo amigo, que dijo no sé quién. Y se equivoca porque de ese ya no nos queda, o que le pregunte a Tezanos. En este país, nos dice, todos los medios son de derecha o de extrema derecha. Se ha perdido la centralidad, vaya por dios. De ahí que al Gobierno no le guste nada la prensa, que todo tiene explicación. Y de ahí el plasma de Sánchez. Y de ahí la carta del presidente, que era un llamamiento a tomar las calles contra jueces y periodistas y para proteger a Sánchez de Begoña, no siendo que la señora le aleje de Moncloa. Y le salió el truco menos que regulero porque sólo fueron a llorarle cuatro entre fanáticos, políticos con cargo, familiares de políticos con cargo y otros.

Si hoy Sánchez se deja ver es, sin duda, el día de preguntarle si fue a ver a Taylor Swift y que si habló con ella y qué le dijo. Y que si fue Begoña. Lo demás, plin, para periodistas cutres. Que Pedro es muy swiftie. Le tiene que estar además muy agradecido. Julio de 2023, plena campaña, gira de Sánchez por los medios de comunicación y como a él los periodistas como que no -ya lo ha explicado Tezanos- dejó a algunos para nunca. Prefirió visitar el podcast de «La Pija y la Quinqui» y allí confesó su pasión por Taylor Swift y por Lana del Rey, que a listo no le gana nadie. Ardieron las redes y ahí fue cuando Taylor le ganó media campaña.

«La Pija y la Quinqui» le pidieron que trajera a la diosa a España y dijo que, bueno, por favor, que quién pensaban que era, que un presidente no tenía tanto poder. Se equivocó. Ahora en su espejito de quién es la más bella le sale un presidente con más poder que él, que se llama Florentino Pérez. Y eso no le gusta.

Porque mi presidente, si algo tiene, es que es el no va más. De guapo y de todo. Y pasará a la historia. Por esta Ley de Amnistía en contra del 60 % de los españoles y por ser el primer presidente con la mujer imputada. Aunque a él le gustaría más ser recordado como el presidente del país donde la economía iba tan disparada como la carrera de Taylor Swift, que nos contó. Su amigo Maduro presume de lo mismo, de 11 trimestres de crecimiento continuo, y a los venezolanos no les da ni para comprar el pan. En España, no está mal, ya nos vamos acostumbrando a las alarmas en productos básicos, como el aceite. Pero presidente, a lo importante, ¿qué le pareció Taylor?

De la amnistía ya está todo dicho. De Taylor, no. Que si día triste para la democracia, humillación del Estado, derrota del sistema democrático, ruptura de la separación de poderes, inseguridad jurídica, impunidad para delincuentes...

A Sánchez hay que preguntarle por Taylor Swift porque buena gana de incidir en si hay ciudadanos de primera o de segunda. Y ahí están los ganaderos de Salamanca, con penas de 10 meses de cárcel y 13.000 euros, y a los que sembraron el pánico por las calles de Cataluña les pedimos perdón. Tiró las vallas por la causa catalana, vaya usted en paz. Tiró las vallas porque estaba desesperado, pues haber ido a Cataluña a protestar.

Nos falta el vídeo de Pedro Sánchez defendiendo en el Congreso de los Diputados esa convivencia que no ve ni Page que supone la Ley de Amnistía. El otro suyo, de hace nada, el de pero qué barbaridad es esa, ya lo tenemos. Para la historia quedan los aplausos de sus señorías del PSOE y sus risas y sus abrazos.

¿Iría el presidente a otro concierto de Taylor Swift? Y la respuesta de Sánchez sería la mismita de los independentistas cuando les preguntan si volverían a hacerlo.

País roto, sin líder, vendido por 7 votos. Gritan «presidente, presidente» y sale solo el «hala, Madrid».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios