Borrar
Opinión

Begoña o porque yo lo valgo

A lo mejor se siente incomprendida. A lo mejor lo de su marido no es teatro. Y todo viene del año del destape de Carmen Sevilla.

Sábado, 6 de julio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El anuncio de L'oréal, el «porque yo lo valgo», nació en 1972 como un venga, mujer, date un capricho. Fue el año en el que murió Clara Campoamor y el del destape de Carmen Sevilla y tenía sentido. El anuncio era un porque tú lo vales, porque todas lo valemos. Y Begoña, como tantas generaciones, nació ya con él.

A lo mejor para ella es normal. A lo mejor el «porque yo lo valgo» es lo que ve en casa y puede ser que realmente no entienda las críticas. Ni ella, ni su marido. A lo mejor la carta era de verdad y no un recurso para ganar tiempo y votos. A lo mejor se creen que el juez les tiene manía. A lo mejor lo suyo no es teatro.

Y a lo mejor él no nos entiende a muchos españoles y está para cogerse otros cuatro días. Por ejemplo, por esas críticas a que Begoña entre por el garaje. Como si no estuviera normalizado puertas adentro de Moncloa: Pedro salió de Ferraz en 2016 por el garaje entre gritos de «aguanta el golpe de Estado» . Y años después entró al Congreso el día de su investidura por la puerta de atrás. Para él lo importante es pasar a la historia. No es raro que Begoña pidiera entrar al juzgado por el garaje. Y tampoco debería ser anormal, siempre que a otros personajes con la misma relevancia y cuestionamiento de seguridad, se les concediera. Ella también pasará a la historia.

A lo mejor lo de la cátedra, tan cuestionado, sea algo que en Moncloa se ve como normal. Y puede ser que sea cierto que Begoña no entienda el jaleo, ni Pedro, y que ambos lo vean una persecución y se lo crean de verdad y sufran más por la incomprensión que hasta por declarar.

A Pedro no le pareció anormal lo de copiar la tesis y ni se inmutó cuando se confirmó y publicó en medios... y no habló de pseudomedios. A Begoña a lo mejor le parece normal que sin licenciatura, tenga cátedra. Puede ser un «porque yo lo valgo» de lo más interiorizado. Y puede ser que se sientan víctimas porque para ellos fue de lo más normal ir en Falcon al festival de Beniccássim «porque yo lo valgo». O lo fue viajar en helicóptero Super Puma del 402 escuadrón del Ejército del Aire a la boda del hermano de Begoña, por lo mismo.

Para Begoña y Pedro lo normal es situarse al lado de los Reyes para dar la mano a los invitados y mirar con ojos golosos la silla de la infanta.

Y era normal que la empresaria mujer del presidente dirigiera el nuevo Centro de Estudios Africanos del IE, y lo es no inmutarse con las críticas, que llovían ya allá por 2018.

Es un «porque yo lo valgo», un porque sí, un porque me lo merezco y punto.Y me doy este capricho y otros. Y el que me critica va contra mí y cargo contra el juez y contra los medios. Y mi mujer no es política pero todo el Gobierno la respalda porque yo lo valgo y ella, pues también. Y el portavoz parlamentario llama presidenta a Begoña. Y ella ha jugado a primera dama desde que Sánchez fue elegido candidato a Moncloa. Fue desde ese momento delicioso en el que ella saltó al escenario y, al estilo presidente americano, se dieron ese beso en los labios. Y son los «Obama de España» y a ella le gusta África tanto como a Michelle, pero ella no es Michelle, que en Harvard lo fue todo. Y es empresaria y no una primera dama y puede ser que entre tanto «porque yo lo valgo» se le haya olvidado lo que es.

Ayer iba de negro y ahí nada raro porque es su color favorito. Raro, lo de que se tapara dentro del coche. Era una foto dentro del coche. Raro que prefiriera esta escena a entrar como una infanta repartiendo sonrisas entre gritos de «Free Bego», con María Jesús Montero bordándolo de cheerleader. Raro lo de Marlaska y de cuento del emperador desnudo, lo de Bolaños. Raros, los demás. Begoña, no. Begoña es que lo vale.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios