Borrar
Opinión

Fútbol es femenino

Que el CD Salamanca Fútbol Femenino, del que un día fue una gran jugadora, la acaba de fichar como entrenadora, me ha hecho gran ilusión

Martes, 4 de junio 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Siempre me alegraré de los éxitos de María Gordo Perdiguero. Sus padres son antiguos amigos muy queridos y eso me ha permitido seguir su trayectoria profesional desde una óptica cercana al corazón, esa en que el orgullo se entremezcla con el sentimiento de pertenencia.

Por ello he recibido con júbilo la noticia de que el Club Deportivo Salamanca Fútbol Femenino, del que un día fue una gran jugadora, la acaba de fichar como entrenadora. Excelente elección. Desde que era una adolescente, María ya despuntó a lo largo de varias temporadas como jugadora del Club Casa Social Católica de Ávila, con el apelativo «Perdi» de los campos y canchas desplazando al «Marieta» del ámbito familiar. Inquieta, ilusionada y esforzada, con voluntad de hierro quiso compaginar su patente talento deportivo con su vocación académica y al llegarle la edad, comenzó su formación universitaria en Psicología en el Estudio salmantino. Su empatía y capacidad de trabajo en equipo fueron robustos avales para su desarrollo profesional como deportista y psicóloga.

Tres temporadas jugó entonces en el CD Salamanca Fútbol Femenino a partir de la 2013/2014, con el club aún casi recién nacido. En él vivió el ascenso a Segunda División, pasando posteriormente a los equipos gallegos Deportivo de La Coruña y Victoria CF, para regresar después al Casa Social Católica y compaginarlo con formar parte del cuerpo técnico de la Selección china absoluta masculina de Fútbol Playa y del club Ávila Sala, que acabaría la temporada 2019/2020 como campeón de Primera División Regional Femenina de fútbol sala ascendiendo a Segunda División.

A partir de ahí, «Perdi» colgaría las botas y comenzaría a tiempo completo su fase de entrenadora, cosechando un palmarés de triunfos, sin aires de diva. Siendo su preparadora, el abulense CD Milagrosa-Las Nieves femenino estuvo la friolera de 546 días sin perder un solo partido; terminó campeón del Grupo B de Segunda División Regional Femenina, logrando subir de la Liga Doble G a la Gonalpi, la Primera Regional Femenina.

También ha sabido sobreponerse a escollos. Pasé próxima a María un duro período de demasiadas despedidas prematuras de personas inolvidables. En él veo las raíces de su leitmotiv, la frase que utiliza en momentos en que culmina etapas: «¡Vivir es increíble!». María tiene 30 años y la vida por delante. Está sobradamente preparada y su compromiso es firme cuando acomete un reto. No dudo que nos dará muchas satisfacciones al frente de este club, como ha hecho en tantos otros roles de una experiencia vital sólida y dilatada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios