Borrar
EL BESTIARIO

Santiagos y Anas

Su iglesia junto al Puente Romano fue rehabilitada por un manazas pucelano, Anselmo Arenillas, que la desdibujó

Miércoles, 26 de julio 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Lo importante de hoy es que tomo mis vacaciones y durante un par de semanas no me verán el pelo. Les echaré de menos. Cuando regrese los días serán más cortos y La Mariseca, izada anoche, nos irá recordando la cuenta atrás para los días feriales taurinos, porque eso es lo que anuncia, que habrá toros y cuándo. Cuando reaparezca, la provincia estará en las vísperas del día más festero del año con locura de orquestas, paellas y festejos taurinos. El Parlamento no se habrá constituido aún y vaya usted a saber cómo va lo de formar Gobierno. No dirán que no les advertí el domingo de que las elecciones traerían sorpresa, porque todas la tienen y no porque sea un pronosticador como Torres Villarroel. Supongo que ya habrán leído todos los análisis, devorado todas las tertulias y discutido con sus cuñados los resultados así que sólo diré que igual la población vio que lo que se venía era lo que estaban haciendo en ayuntamientos y comunidades autónomas donde gobiernan los que iban a ganar, según las encuestas, y decidió una vez más votar a la contra. En España somos muy de votar a la contra. Y esto vale para nuestra Comunidad donde han dejado a los de Gallardo en cuadro, probablemente por su culpa, mientras Alfonso Fernández Mañueco se pasea por la sede de Génova levitando. Y una vez más, ganaron las urnas a las encuestas.

Gracias a los que se acordaron ayer de mí, día de Santiago, y también a los que no se acordaron porque sé que estos días tenemos la cabeza en mil sitios. Los Santiago somos una interesante peña en la que hay de todo, ilustres joyeros como los Santiago Fernández; jurídicos y rugbiers, como Santiago Battaner; hosteleros como Santiago «Aldaba», doctores como Santiago Santa Cruz, que preside el Colegio de Médicos; catedráticos de Nuevo Testamento, como Santiago Guijarro; alcaldes, como Santiago Castañeda; historiadores como Santiago López, profesor Historia de la Economía; profesores como Santiago Sevilla, de referencia nacional en Didáctica de la Lengua… Y no, no me olvido de esta figura salmantina que es Santiago Martín, don Santiago, o Su Majestad «El Viti», con el que comparto nombre y también fecha de nacimiento. Felicidades. Los Santiago se mantienen en el listado de nombres y acogemos en nuestro seno a los Jaimes y Jacobos, de los que somos hermanos. Santiago, el apóstol, está muy presente en Salamanca. Ahí está el vestigio de su iglesia junto al Puente Romano, que fue rehabilitada por un manazas pucelano, Anselmo Arenillas, que la desdibujó totalmente, aunque es en Sancti Spíritus donde la huella jacobea es muy evidente desde la inscripción que hay sobre la puerta –falsa como un billete de seis euros—hasta las conchas y esculturas interiores, como lo es en el Colegio de Fonseca, con ese Santiago Matamoros, muy políticamente incorrecto, pero qué le vamos a hacer, o la misma Casa de las Conchas, exaltación jacobea y romántica, así de entrada, pero podría seguir. Luis Maldonado, cuyas memorias deberían ser de obligada lectura –especialmente su episodio del cantón salmantino—narra el festejo infantil que se preparaba en el Barrio de Santiago con la procesión del apóstol y te llena el alma de ternura. Hoy es el santo de las Anas, que también tienen su peña con Ana Chaguaceda, directora de la Casa Museo Unamuno; Ana Bueno, macoterana, traumatóloga y experta en «huesos de cristal» o Ana Martín vicerrectora, que abre un gremio notable de farmacéuticas que son tocayas: Junciel, Suárez, Carballo, Olleros… También está Ana Roux, escritora; Ana Santos, diseñadora gráfica… Felicidades a todas ellas y a los abuelos, en tan señalado día. Es curioso cómo enreda Salamanca: el despliegue jacobeo de Sancti Spíritus está muy relacionado con el convento vecino de Santa Ana, vinculado con la Orden de Santiago, pero es lo mínimo que se puede esperar de Salamanca. Lo dicho, les echaré de menos. Descansen ustedes también, que seguro que lo necesitan después de un año complicado y exigente para todos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios