Borrar
EL BESTIARIO

Pura literatura

No dudo de que Celestina, Rojas y don Miguel se cruzaron en algún momento, quizá en algún paseo

Miércoles, 11 de octubre 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se llevó la actriz Anabel Alonso de Salamanca una buena cosecha de aplausos en el Liceo al caer el telón de «La Celestina» que interpreta junto a otros actores de buena formación clásica. La obra es un clásico y no merece menos.

En este caso, una versión sensual y sexual, que en algún momento daba la impresión de incomodar a una parte del público, y me hizo pensar si esta obra de Fernando de Rojas no debería estar en nuestro calendario al menos una vez al año e incluso si no sería obligado que Salamanca tuviese un día de Celestina, y otro de Lázaro, y quizá de Félix de Montemar; un calendario de celebraciones literarias salmantinas como el que recoge que hoy, 11 de octubre, es el Día Internacional de la Niña.

«La Celestina» es una obra salmantina se mire por donde se mire, aunque no hay que bajar la guardia, ojo, y hasta podría hacerse una ruta con su nombre, que fuese desde la famosa Peña Celestina, donde estuvo su casa, allá en las Tenerías, que recorriese precisamente el entorno de estas fábricas de curtidos, y finalizase en el trágico huerto al final de la calle del Arcediano, unida, por cierto, al «Libro del Buen Amor», y donde se encuentra el monumento de Agustín Casillas a la obra, sus protagonistas y autor, traída hasta aquí desde la Peña Celestina, donde estaba emplazada a espaldas de la Facultad de Ciencias. Salamanca es pura literatura y da para varias rutas. Coincidiendo con ese salmantino Día de La Celestina podría abrirse la ruta «Celestina», y representar la obra como la escribió Rojas o dándole una vuelta, como han hecho el cine y el teatro, incluido el formidable monólogo de nuestra Charo López, que este fin de semana celebró su santo; la que ideó Isabel Bernardo, «Pollos, tórtolas y perniles, almuerzo en casa de La Celestina» e incluso recuperar la versión callejera de Edulogic, «Salamanca, dulce nombre te dieron», que ya nos llevaba por escenarios de la novela. Es curioso que aún no se haya hecho de «La Celestina» un musical, aunque sí hay una ópera, obra de Felipe Pedrell, que se estrenó el 9 de septiembre de 2022 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, inspirada en el clásico salmantino de Rojas. Por cierto, vaya por delante que no sé cual de los días del año podría ser el mejor para esa celebración, pero si descomponemos el año de su publicación, 1499, podría ser el 14 del 9 o sea, de septiembre, en plenas ferias y fiestas. Aquella ópera se estrenó el 9 de septiembre del año pasado, igual que nuestro monumento a Colón –cada vez más olvidado el 12 de octubre—se inauguró un 9 de septiembre, pero de 1893. Por cierto, aquel Felipe Pedrell y nuestro Tomás Bretón se llevaban a matar, que se dice. Tiempo atrás, quiero recordar, Luis García Jambrina nos fue guiando por la Salamanca de sus «Manuscritos», protagonizados por un Fernando de Rojas investigador, al que le ha salido competencia con Gonzalo de Berceo, protagonista de «La taberna de Silos», de Lorenzo G. Acebedo, fraile antes que escritor.

La prueba de que Salamanca es pura literatura es que hoy, víspera del 12 de octubre, vuelve don Miguel a ocupar el Paraninfo, allí donde proclamó que vencer no es convencer o que venceréis, pero no convenceréis; aunque lo impactante es lo que vino a continuación de esa advertencia, el razonamiento. Bueno, y todo lo demás, incluso más allá del 31 de diciembre de 1936. España celebra el Día de la Fiesta Nacional, Zaragoza la Virgen del Pilar, la Guardia Civil a su Patrona, el mundo hispano el Día de la Hispanidad y Salamanca a Miguel de Unamuno con colofón el último día del año con la Ofrenda.

Hoy, el Paraninfo recuerda –entre otras cosas– sus cuentos, que son parte de su literatura, como los poemas, las novelas, los artículos… ¡cuánto escribió don Miguel! Le iba en ello la vida. No dudo de que Celestina, Rojas y don Miguel se cruzaron en algún momento, quizás en algún paseo, en una conversación con profesores, una tertulia… De momento hoy, esta tarde, García Jambrina, rescatador de Rojas, habla de Unamuno en el Paraninfo. Llámelo casualidad o conjunción astral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios