Borrar
EL BESTIARIO

La mundial

Somos espacio de paso entre unas sedes y otras, entre Oporto y Madrid, pero con un ferrocarril que nos sitúa hoy entre la pena y la risa

Domingo, 8 de octubre 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Felicidades, con unas horas de retraso a las Rosarios y Charos que ayer festejaron su santo, la Virgen del Rosario. Celebración de madrinas y roscas o bollos maimones, que deben su apellido a una herramienta panadera y no al cordobés Maimónides.

En su vecina Granada esta semana se ha preparado la mundial con una cumbre europea fascinada por la Alhambra y en la que no se ha hablado de ese Mundial de Fútbol que vamos a celebrar de nuevo en España sino de inmigración, un fenómeno que en Canarias está preparando igualmente la mundial sin que sepamos muy bien qué hacer. Algunos ven en esos inmigrantes la mano de obra que esta semana los empresarios de la Comunidad reunidos en Salamanca echaban de menos.

No fue una cumbre empresarial propiamente dicha porque la patronal de la región acudía a la entrega de sus premios, uno de los cuales fue para el salmantino Isidoro Alanís, que vaticinaba un buen verano para el turismo porque sabía que la compra de divisas había aumentado un 20% este verano.

Dólares, libras, pesos mexicanos, dirhams marroquíes y yuanes chinos han sido las monedas más adquiridas. Como jugábamos en casa la cita contó con destacada presencia de empresarios salmantinos, incluidos premiados anteriormente como Eustaquio Andrés o Juan Luis Feltrero; otros podrían serlo más adelante, como Elena Borrego, que preside la asociación de empresarias AESAL o Soledad Gómez, que dirige la de Comercio ASECOV, Carmen Rodrigo, la de máquinas recreativas AESOMAR, o Gabi Acera, la de Distribución Hostelería y Alimentación ADAHS. Espero que sea así y aumente la presencia femenina en el escenario de la entrega de premios.

Uno de los que vienen reclamando mano de obra es Manuel Prieto, de Construcción, al que no le falta razón, pero también la tiene José María García con los fontaneros o Vicente Madruga de electricistas, aunque antes de todo ello se requiere una cierta formación. O bastante formación diría Carlos Cordero, que rige el gremio. Mano de obra, estabilidad política y seguridad jurídica reclamaron desde el escenario el presidente nacional, Antonio Garamendi, de forma suave, y el presidente regional, Santiago Aparicio, en un tono más alto. Aparicio nos recordó que estrenó su presidencia en Salamanca entregando estos premios y que se sentía emocionado por el recuerdo.

El tiempo pasa y ahí está nuestra princesa Leonor jurando bandera y a punto de hacer lo propio con la Constitución, y creo que es seguro que estará su abuelo, libre por fin de la sombra de Corinna Larsen, gracias a los juzgados ingleses. Su jura de bandera seguro que ha dado pie a recontar episodios personales del viejo servicio militar o mili.

En Salamanca hay una calle del Rosario, que recuerda a un viejo hospital vinculado a los dominicos, que tienen en su convento una capilla y cofradía del Rosario. Aquel recinto hospitalario acogió en su momento a las monjas de Santa Teresa de Jesús, cuya fiesta ya tenemos a la vista, aunque la mirada está puesta sobre todo en el puente del día de la Fiesta Nacional o festividad del Pilar, que fue un día fiesta de la Hispanidad y de la Raza. Fecha vinculada, ya sabe, al vencer no es convencer. Seguro que don Miguel paseó también por esa calle del Rosario si quiera por la proximidad a su querido convento de San Esteban, a cuyo pozo se asomaba para gritar ¡yo! y escuchar su eco. Luego, ya sabe, aquel 12 de octubre, preparó la mundial.

Ese Mundial de Fútbol en ciernes hace que recordemos cuál es nuestra situación entre Portugal y España, y la reivindiquemos de cara a esa cita. Somos espacio de paso entre unas sedes y otras, entre Oporto y Madrid, pero con un ferrocarril que nos sitúa entre la pena y la risa.

El caso es que hoy las preocupaciones políticas son otras, como sabrá, así que el asunto aguarda a días más tranquilos, pero si alguien sabe de esas comunicaciones hispano portuguesas es Isidoro Alanís, cuya empresa nació en Fuentes de Oñoro antes de implantarse en los principales aeropuertos del mundo. Quizá deba ser llamado a consulta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios