Borrar
EL BESTIARIO

Felicidades, animales

No son mascotas propias, pero disfruto como propio de un gran zoológico que comienza en el Toro de la Puente

Miércoles, 4 de octubre 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El santoral civil recuerda que hoy es el Día de los Animales y el católico llama a celebrar a San Francisco de Asís, que fue un gran amigo de los animales. Le tenemos en el Campo de San Francisco desde 1976 en forma de estatua realizada por Venancio Blanco, que era, también, un gran amigo de los animales. Un «pet friendly», dirían hoy los modernos.

Llegamos a esta fecha liados con la Ley de Bienestar Animal, que no otorga derechos a los animales, pero sí responsabilidades a los humanos, a los que recuerda que los animales merecen un respeto. Y quizá porque amaba a los animales de esa manera, Venancio Blanco supo representarlos de una forma admirable; es el caso del caballo de la Plaza de España, por ejemplo, pero también sus apuntes: dos trazos, tres como máximo, y había dibujado un toro en el campo.

Otro artista que trabajó la representación de animales fue el bejarano Mateo Hernández, al que debemos una espléndida pantera en el patio de la sede central salmantina de Unicaja Banco, pero también algunos primates que se exponen en su museo de Béjar a los que miro a los ojos y veo algo que me es cercano o conocido. Béjar luce en su escudo municipal abejas, que dicen que son una especie en vías de extinción y que tras ellas vamos los humanos. Leyendo las noticias agropecuarias de este periódico temo que nuestras vacas estén igualmente en vías de extinción con esa enfermedad que asola nuestras explotaciones y tiene a los ganaderos desolados.

Mis mascotas más cercanas son un conejo, Pompo, y una gata, Foxi, que es una espléndida cazadora de ratones de campo. Ya quisiera tener la paciencia que tiene ella para según qué cosas. No son mascotas propias, pero disfruto como propio de un zoológico salmantino extraordinario que comienza en el Toro de la Puente, sigue con la Rana universitaria, que da nombre entre los turistas a la Fachada Rica del Estudio, y podría terminar en el oculto bestiario catedralicio, algún lagarto escondido, el arca de Noé de las fachadas de la iglesia de Fátima, y una parte del callejero del barrio de San Bernardo, por ejemplo. El Toro de la Puente marcaba un territorio prerromano, pero también otro posterior, el de los tratamientos: los dones, el Toro de la Puente los quita y los pone, advirtiendo a los estudiantes que el tratamiento de usted lo perdían más allá de la Puente, allí donde estuvo el mercado de ganados, en el Arrabal. Siglos más tarde, Gabriel Sánchez Calzada hizo otro toro, pero en este caso para la Glorieta dedicada hoy a Santiago Martín, «El Viti», espectacular y con todos los detalles.

También la Rana del Estudio advierte a estudiantes y público en general de que hay que aprovechar los días para que al final de ellos, en la muerte, el diablo no se adueñe de ella. Es la idea que algunos atribuyen a esa pareja, calavera y rana, cuya presencia buscan tantos. Del caballo del Vaquero Charro que domina la Plaza de España sólo cabe decir que es imponente, aunque el totem zoológico salmantino sea el cerdo, del que se aprovecha todo, también su tradición y su cultura. La matanza tradicional es hoy un atractivo turístico, y su pieza más noble, el jamón, da para congresos y foros internacionales, como el que tendremos a finales de este mes, vísperas de San Martín, que abre la temporada matancera. Los verracos que nuestros vetustos salmantinos tallaron ya nos advertían de esta importancia, igual que quienes decoraron Siega Verde o el Parque de La Salud, por ejemplo, tenían claro el valor de los animales.

San Francisco juega con los pajarillos en el Campo de San Francisco en un tiempo en el que los estorninos vuelven a hacerse con el cielo salmantino y a alborotar el atardecer. Nada que ver con las cigüeñas que aparecen por San Blas ni con los gatos que habitan el cementerio, aunque para tranquilo el can a los pies de la pareja tallada por María Salud Parada Morollón en Canalejas, donde estuvo la Cámara Agraria. Felicidades a los animales, bichos y bichillos en su día, que tendrá de octava la fiesta de San Antón.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios