Borrar
VÍTORES A MÁQUINA

Estamos en campaña

El único que se ha escaqueado de este arranque de campaña es el presidente del Gobierno. El bueno de Biden lo ha citado en la Casa Blanca para el ansiado encuentro

Jueves, 11 de mayo 2023, 21:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tengan cuidado, abran bien los oídos, presten mucha atención a lo que leen, desconfíen de lo que les prometan porque… ¡estamos en campaña electoral!

Ha comenzado de manera oficial la campaña pero, en realidad, da lo mismo porque ahora los 365 días del año, 366 si es bisiesto, estamos en campaña. Es permanente. Pero ahora vemos las caras de los candidatos en las farolas y los árboles, en las marquesinas y en los medios de comunicación. Hay que repetir hasta la saciedad el lema de campaña, embadurnarlo todo de propaganda electoral y, si es posible, destapar alguna trama de corrupción del partido contrario. Y si no es posible, intentar que la gente crea que hay alguna trama de corrupción en el partido contrario. Siempre pensando en la mejor estrategia para tener contentos a los votantes. Aunque a veces es la peor.

El único que se ha escaqueado de este arranque de campaña es el presidente del Gobierno. El bueno de Biden lo ha citado en la Casa Blanca para el ansiado encuentro. ¿Cómo no iba a ir? El presidente de los Estados Unidos abriendo las puertas de su casa al presidente del gobierno. La celebración de la OTAN en Madrid, hace un año, estrechó los lazos, se cerraron las heridas. Conocidos eran los encuentros forzados por Moncloa para que Sánchez tuviera su foto con Biden. Pues de inicio de campaña va a tener el reportaje entero.

El resto de líderes y partidos ya han pegado su propaganda. Pocos son ya los políticos a los que vemos con el tomo de carteles y la brocha con cola para colocar su cara en el lugar elegido. Ahora se hace un acto simbólico con imágenes digitales sobre 'pantallas led' con una cuenta atrás.

Y a partir de ahí a repetir los mítines en cada punto estratégico. Donde más falta hace movilizar el voto, donde se quiere recuperar un gobierno perdido, donde hay que apoyar a un candidato que puede ganar por la mínima y también quitarse de aquellos sitios donde la derrota está servida y no compensa hacerse la foto del descalabro. A unos los quieren sacar a lucirse en cada mitin y con otros prefieren que ni aparezcan, no vaya a ser que nos estropee la foto.

La planificación de quince días de campaña ininterrumpida es un cuadrante lleno de ciudades, nombres, horas, anotaciones en rojo y cambios de última hora. Puede aparecer una encuesta que haga cambiar la estrategia, el mensaje, las acciones previstas... O reforzar lo que se está repitiendo una y otra vez porque funciona. Se buscan ideas, propuestas que enganchen con su electorado. Así, por ejemplo, hace unos días, Podemos lanzaba la idea de poner en marcha una cadena de supermercados públicos: 'Precios Justos'. El nombre no lo han rebuscado. Lo que sí buscan es intervenir el precio de los alimentos y colarse entre las grandes cadenas de distribución de alimentos que se implantan en nuestro país. Lo que supuestamente le gusta a sus votantes. Llaman a Juan Roig, dueño de Mercadona, el 'capo', y no les falta razón. Según la acepción número 3 del diccionario de la lengua española, es la «persona con poder y prestigio o muy entendida en una determinada materia». Si mal no recuerdo hasta que otras compañías comerciales no entraron a competir con la aerolínea del Estado no se popularizó viajar en avión. Ahora todos tenemos acceso a una tarjeta de embarque, antes no estaba al alcance de cualquiera. Y lo mismo ha pasado con los trenes rápidos. Las nuevas marcas compiten por dar el mejor precio y llevarse el mayor número de clientes. Aunque en Salamanca hablar de trenes rápidos… ya saben. A las 00:00 del sábado 27 de mayo habrá terminado la venta reiterada de ideas y darán paso a la jornada de reflexión. El típico día que los vemos paseando con su familia, con el perro en el campo o leyendo un libro ante un fondo idílico, poca originalidad. El 28 de mayo es la gran cita, la fiesta de la democracia, un concepto que en las redacciones está prohibido pronunciar. Fiesta, fiesta no es. Se vota, y la suma de los votos te coloca al alcalde de turno o al presidente autonómico al frente de tus instituciones para los próximos cuatro años, o menos. Porque no se esperan muchas mayorías absolutas que garanticen completar la legislatura. Así que sean conscientes de todo lo que está en juego a la hora de coger la papeleta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios